lunes, 29 de septiembre de 2008

Happy Hours !!!


Retomé de nuevo mis corridas matutinas. 5:00 a.m. y ya estaba en pié para correr en ese maratón de la vida en el que sabes que tus mañanas prometen un día de trabajo pesado. Si bien es cierto que “Me cuesta perder”, reconozco que soy buen competidor. 45 minutos más tarde terminaba sintiéndome un poco más ligero e ignorando la vista matutina con el mar de fondo, mientras el sol acariciaba la ciudad que dormitaba bajo los escombros de un tránsito que despertarían las groserías de algunos camioneros por los alrededores de la avenida Luperón. Regresé trotando a casa, no sin antes saludar a “Koru” el perro de mi vecino que alegremente me daba la bienvenida en la acera. Me olvidé del ritual de las camisas planchadas y zapatos lustrosos; hoy me tocaba decidir con una moneda si me rasuraba o no, la misma se escurrió en mis dedos quedando de manera vertical , literalmente procedí a rasurarme sólo el 50% de mi cara dejando escapar una sonrisa aprovechando el “combo” en el que desterraba a Gillette diciéndole “Buenas Noches” .

Llegué temprano de nuevo a mi entorno laboral. El teléfono, un teclado , guiones que debía entregar con retraso , 5 reportajes que esperaban le diera forma y la continuidad de un media – tours, hicieron de mi día un hecatombe en el que apenas tuve 32 minutos para almorzar, sin olvidarme del postre por supuesto, dejé escapar una carcajada sarcástica acordándome del dilema de los que comen con prisa y el desastre en el sexo vertiginoso jajajajaja! … A las 4:30 de la tarde, finalizando la jornada del día para escapar un poco del estrés de un lunes caótico en el que aparte me tocó relevar a uno de mis compañeros en sus funciones, por estar supuestamente “indispuesto”. Esto me hizo tener la genial idea de buscar un plan “B” para aligerar el día, ya que se habían terminado mis clases de diplomado los lunes; sin pensarlo dos veces invité a Fátima a una ronda de tragos en el que literalmente tomaríamos durante 3 horas lo mejor de Cuba “sus deliciosos mojitos” …

Mirando caer la tarde en mi bar favorito, olvidándome un poco de que era lunes o de que alguna vez terminaría odiando Bariloche, o peor aún viendo con retrospectiva el monstruo de esa escalera sin irme de bruces, dejé escapar un poco el fantasma laboral del día, puesto que … a quien no le gustan los Happy hours?

10 comentarios:

Gigi German dijo...

Ufff, a mi me encantan, sobretodo en buena compañia. :) Te invito ;)

Diana Castán dijo...

Si son lo mejor...y despuès de los clasicos lunes de locos màs!...


Suerte y saludos!....mucha luz!

Por cierto que lindo paisaje pintas en el relato :P...

Saul dijo...

Yo espero que para la próxima no dejes a Bunbury y te lo lleves a correr también, sobre los hh, que te digo, realmente me dan lo mismo, pero lo de salir de la rutina, sobre todo cuando es una agobiante, se lo aplaudo a cualquiera, ahora explicame lo de odiar a Bariloche, como va a ser?

Saludos!

adivina dijo...

a mi no me gustaaaannn, salgo perdiendo jajajajaaj. adivina quien soy. :p

Dulciblue dijo...

anja!!! jajajaja... buenisimo tu escrito. Muy gracioso el de hechar a la suerte si te rasurabas o no... Yo te aconseje un dia que te dejaras una barbita...

Que tengas un happy day!

PAOLA dijo...

cariño, se ve que tu lunes caótico ha terminado, el mío no todavía, si te sobra un destiempo invítame un trago, si? entre arenas y avenidas podemos degustar algunas letras. excelente radiografía urbana
Besos

Valentín dijo...

Grax Gigi, cuando? cuando? ... se nota que eres una esponja tomando, jajajajaja!

Diana, así es,jajajaja! un abrazo y grax por visitar mi espacio, espero vuelvas pronto!!!

Valentín dijo...

Saul, mi hermano, no soy el mas dado a gustarle los hh, pero de cuando en vez, no caen mal. Sabes algo, mi perro Bumbury murió hace unos meses y aún no asimilo su muerte, lo tomaré como parte del proceso de pruebas por la cual atravieso este año ...:(
Saludos Saul!

Adivina: puedo reirme un poco? jajajajaja, típico! ups! jajajajajajajaja! puedes esconderte debajo de la mesa y aun así te reconozco, lol!

Valentín dijo...

Esther, ya sabes que lo que más odio es rasurarme, grrrr, creo que es un mal de familia y algunos lo combaten de otra forma, jajajaja, como mi hermano Carlos que se rasura diario (pobrecito).... lo de la barba voy a pensarlo, aunqu esi me ves estos días no me reconoces, estoy como los 7 errores, Oooops!
Un beso!

Valentín dijo...

Hola Paola, por infortunio estoy full de trabajo hasta el jueves, uffffff! pero en lo adelante, prometo invitarte, si? ...
gracias por tus visitas y coments!
Un abrazo grande!