martes, 16 de septiembre de 2008

... Y no serás juzgado !!!


Anoche, mientras me dirigía a casa acompañado de Elaine, luego de recibir nuestra última práctica de "Ingeniería de Imagen Pública", fumándonos un cigarro mentolado, escuchando a los Beatles y mirando el mar con sus olas negras como monstruo indefenso, caimos de nuevo en el tema por segunda semana de como los humanos "tratamos a diario de ser juez" ante los demás juzgando por encima de la ropa o una etiqueta a quien nos queda en frente, amigos, desconocidos o allegados a nuestra vida. Dejaba escapar el humo de mi cigarro ocasional por ese cristal a medio subir. Pensé que era momento de callar; recordé entonces que el miércoles pasado, había sido protagonista de asccensor donde 27 días anterior, había juzgado a la larguirucha y al chico bancario. Tenía 11 minutos de retraso para la reunión con mis compañeros de estudio, ahí estaba yo, con prisa, subiendo esa escalera que miras como un coloso por la tardanza de un tránsito caótico, luego de salir del trabajo, ignoré la colección muy europea que através de ese cristal exibe Zara, más no esa bufanda que martilla mi paz y me hace recordar un rostro sonriente con esta prenda al cuello, con inocencia y ternura.

Ahora era yo quien deseaba mirarse en el espejo y ver como estaba antes de llegar agobiado y hacer un chiste "rompe - hielo" ante mis compañeros, respiré profundo y miré al lado lateral sin claustrofobia buscando el reflejo de ese cristal que me había causado gracia antes con el rostro de un desconocido, sabía que al mirarme, mi reflejo sería igual al quita tiempo de revista monocromática que cruelmente y desatando habilidad cita "encuentre los siete errores" ... poros abiertos con cara ligeramente brillante, segundo, cabello chiflado, tercero, cuello mal arreglado, etc, etc, etc. Mi Déja vú momentaneo, me hizo colapsar al darme cuenta que todo el interior estaba cubierto por una publicidad objetiva. Me parecía tener a mi espalda a los dos personajes que anterior había yo juzgado momentaneamente, riéndose ante mi fantasma por encontar una ranura brillante donde en miniatura pudiera ver mi fachada de 5 horas fuera de mi oficina. Salí con toda naturalidad y eché a volar mi dilema de las 6 y 13 de la tarde.

Detuve mi pensamiento ante el chiste de mi compañera que al volante reía a carcajadas contando su odisea de la noche al rompérsele un tiro de su zapatilla; al menos sabía que no era cenicienta; entre la última bocanada de smog indecente compartido, salió a flote en el aula sin que nadie se percatara de ello, me explicaba que si igual se le hibiera roto por completo su calzado, simplemente actuaría normal, o acaso a Carry Bradshaw no se le había alguna vez roto un codiciado Manolo Blahnik ? Caminar por la vida y no juzgar, parece imposible, pero de verdad se puede. Recuerdo que me empeñé en juzgar mal hace algunos años a una presentadora de televisión, meses después nos tocaría trabajar juntos en el mismo canal de tv. De su parte, recibí una bofetada sin mano, al percatarme que esta chica singular e igualmente hermosa, era un encanto, un cerebro andante y para colmo explayaba la sonrisa más agradable al verme junto a un abrazo como si nos hubieramos conocido toda una vida. Desde el momento que conocí a esa chica tras compartir experiencias laborales, supe que debía apartar de mi esa parte, esa en que creemos que intuimos siempre la realidad de las cosas por creernos saberlo todo. Entendí ciertamente sin duda alguna tras el rechinar de las gomas de un conductor inoportuno contiguo, que juzgar no es sensato a pesar de que lo hacemos, ahí entra el juego la lectura ocasional de una etiqueta con instrucciones al dorso y letras en mandarín. Es probable que cuando intentemos juzgar a priori, deberíamos tomar clases de dialecto o simplemente acercarnos un poco sin prejuicio alguno a las personas. o, acaso la vida es una extensión prejuiciosa con la cuestionante de "Juzgar o no juzgar" ... ???

5 comentarios:

Dulciblue dijo...

Es muy dificil no juzgar pero es MEJOR no hacerlo.

Me ha encantado esa foto que pusiste.

Sobre las tiras de las zapatillas. Tengo una prima muy lista y ordenada que lleva en su cartera hilos y agujas, eso para cualquier emergencia...


Un beso!

CalidaSirena dijo...

Yo siempre he creido, que nunca se debe prejuzgar a nadie, no somos jueces y verdugos de las acciones de los demás, y podemos errar en el juicio, porque no siempre es todo como parece a simple vista, a veces las cosas son más complicadas o pueden llegar a ser explicadas de una manera que ni imaginaríamos...Lo sé por experiencia..
No juzgues, si no quieres que te juzguen ese es uno de mis lemas...
Besos muy grandotes mi dulce amigo Valentín..
Te adoro

Toyita dijo...

Pues...esto de juzgar es tan innato en nosotros los humanos, a veces es algo que sale, mami me decía "medio mundo se ha hecho para que el otro medio se lo coma" y parece ser cierto, unas veces somos los devorados y otras somos los victimarios...así es la vida un beso mi niño!!!!

tnf25 dijo...

Es sin dudad de lo más difícil y no juzgar a al gente, pero a veces resulat divertido si es quye le ponemso un poquito de sentido del humor y tratamos de no tomarnops en serio nuestras percepciones dela gente.

Fabio dijo...

Hola Agustín! cómo estás?
hace tiempo que ya no nos cruzamos... yo también liado en mi cotidianeidad, mas no quería dejar de pasar y saludarte
un abrazo
buen fin de semana!