sábado, 8 de noviembre de 2008

Sin Miedo a nada !!!

El año apenas arribaba su séptimo día. Era tiempo de que el destino de los cuatro tomara caminos diferentes; el incierto de algunos nos devoraba. Cerca del medio día llegó ese representante de la secretaría de educación para informarles a mis padres que todos en casa habíamos sido seleccionados por nuestras altas calificaciones para optar por una beca en la Universidad Autónoma de Santo Domingo luego de haber terminado todos el bachillerato; yo apenas tenía meses de haberme graduado de la estúpida ceremonia de preparatoria. Mi padre nos llamó a todos a la reunión para conocer el punto de vista de cada quien o decidiéramos entre nosotros quien optaría por la beca. Mi hermano mayor tenía 6 cuatrimestre matriculado en una universidad privada estudiando la carrera que mi padre deseaba: “Administración de Empresas” y estaba en planes de boda, por lo que él mismo descartó la idea. “No gracias” fueron las palabras de mi otro hermano, mi hermana se sentía algo insegura y disparatosa como para decidirse en el momento, por último estaba yo. Mi respuesta desde el principio era un “SI”, siempre y cuando mis hermanos desistieran de la misma. Todos me miraron esperando la respuesta que en intervalos de segundos debía dar. Fruncí un poco el ceño diciéndole a ese director: “ Regrese por favor en una semana, necesito pensarlo” … hubo un gran silencio en la sala como si el eco de mis palabras desconcertara a todos. La semana siguiente confirmé mi respuesta y sin pensarlo dos veces preparé todo para perseguir uno de mis sueños, estudiar una de las carreras que deseaba, enviando al infierno la beca universitaria al cabo de dos meses de estar instalado en Santo Domingo, comencé a trabajar y echar riendas sueltas a la independencia que hasta el día de hoy disfruto.

Hace algunos años decidí irme de vacaciones a USA, cuando lo comenté delante de dos de mis mejores amigos, se rieron en mi cara; para ellos parecía imposible y desde su punto de vista no dejaban de tener razón. Primero, debía pasar la prueba de fuego al solicitar visa americana siendo entre comillas “un pobre diablo” … los miré y dejé expresar esa carcajada de satisfacción por su pesimismo. Duré 6 meses organizando todo, sin escuchar los comentarios necios de personas negativas extremas, cuando fui a mi cita al consulado, me dieron la visa sin titubear, mi entrevista consular apenas duró 2 minutos. Desde ese día reafirmé la postura de luchar por lo que deseas, de perseguir los sueños y no temerle a nada; todos los días se nos presentan inconvenientes en el camino, depende de nosotros resolverlos o no, depende de nosotros rendirnos o no. Mis mejores logros comienzan cuando escucho la respuesta “NO”. Hay tanta gente negativa a nuestro alrededor que no nos deja crecer o pensar libremente; nunca dejé que la decisión de mis padres estuvieran por encima de la mía sin irrespetarlos, simplemente decidía que era lo importante para mí, hasta el día de hoy trato de mantener esas cosas que creo son vitales para mi, ir donde me plazca, poner mi corazón al lado de mis sentimientos y luchar incansablemente por mis sueños!

2 comentarios:

Diana Castán dijo...

Cierto nadie debe pisotear tus sueños, nadie tiene ese derecho..

Y ojala querido logres cada dia mas metas en tu vida!!..

Un beso y mucha luz!!

PAOLA dijo...

Valiente, decidido, así como te presentas y así eres. Auténtico, con decisiones únicas , sin vuelta atrás, me enorgulleces.
Besos