jueves, 13 de agosto de 2009

Soldados del Futuro ...


En el futuro, quizás un día, simplemente un día, el mundo entero será extremista. Las generaciones pasadas han dejado estelas marcadas con este distintivo, Este siglo llegó queriendo ser la cereza del pastel en donde sentimientos, valores y circunstancias demandan una postura enérgica, firme, sin patrones de escalas grises o titubeos. Quién selecciona o entrena los soldados que van a la guerra? Acaso nosotros? Quién selecciona el personal a trabajar en puestos ambiciosos donde la toma de medidas sea con patrones sin ambigüedades? Somos producto del sistema? Cuál sistema? El mismo que demanda andar en manadas con la tecnología en los bolsillos, intereses financieros, trivialidades y egoismo? Nos sumergimos tan profundo en los manjares del inframundo olvidándonos de vivir un poco sin sentir la magia que envuelve un abrazo sincero, cálido, sin prisa y cariño? Qué nos divorciará de los robots en un futuro? Usaremos las neuronas, endorfinas y feromonas para seguir siendo humanos o simplemente tendremos programación con un hub incluido, acordándonos la agenda del día y teniendo sexo cibernético con un holograma de Angelina Jolie?

Simples suposiciones o contratamos empleados proactivos, dispuestos y con margen de error mínimo? En que parte encaja la inteligencia emocional? Será un mito como las pocas o ningunas propiedades del pepino sobre la piel? La complejidad humana de la “incomprensión momentánea” nos permite responder cuestionantes cuando usamos sin prejuicio el sentido común, el tacto y dejamos de leer entre líneas. Las respuestas condicionadas, las escalas de grises, los criptogramas y acertijos serán cosas pertenecientes al pasado cuando ese futuro al que me refiero llegue, la sociedad exigirá sin reparos dos vertientes: los buenos y los malos, los sagaces y los dejados, los desalmados y los humanitarios, en fin. Estamos cerca de ver esto con los residuos de crueldad en nuestras calles de miseria o simplemente son especulaciones poco fundamentadas? Acaso no son la peor escoria del mundo los grises? El gris es un color o una justificación sarcástica de los muertos en vida? La transparencia obligatoria de todos, nos arropa, nos consume y deja a políticos mal parados encabezando el top carnavalesco con disfraces al mejor estilo de Venecia, pero al final que? Acaso no descubrimos cuan malvado, perverso, malversador de fondos y corrupto era el candidato que ensuciaba la ciudad e invadía tu televisor con las campañas más convincentes para ganar tu confianza? Quién inventó los patrones de medidas? Acaso su función no es medir?

George Lucas, será un aprendiz o un visionario con anticipo de un “armagedón” sin espadas de colores? Qué tantas cosas nos unen a los nuestros donde podamos en una sola situación disfrutar un encuentro? Negociamos nuestro espacio o simplemente nos alejamos al crecer con frialdad ante la tecnología? Intenta compartir con uno de tus allegados en edad juvenil o adolescente a ver si es capaz de durar 2 horas en una conversación hilarante y entretenida sin que al final desee recurrir al Internet, a los videos juegos u otra modalidad electrónica. Si bien es cierto mi demanda en que todos de una u otra forma vayamos a la par con el siglo, no es menos cierto que, los sentimientos, los patrones de disciplina, afecto, cariño, respeto y otros valores admirables del ser humano, no sean negociables, no desaparezcan o perezcan ante la frialdad de quienes se convierten en cuerpos sin vida ambulatorios, con sonrisa plástica dibujada o liposucción cerebral decadente … Quizás el mismo día que comience la demanda de efecto contra superficialidad, en donde tal vez el arte culinario sea molecular, comida de laboratorio para astronauta, y enmarcada la foto inmortalizada de “Ferrán Adriá", en un chinatown de una isla cualquiera, comience la saga extrema de sentimientos … o simplemente a la gente ya no le importen estas cosas, probablemente terminen adaptándose a las circunstancias del medio en el cual transitan y sean pocos o ningunos los soldados que estén preparados para esta batalla …

5 comentarios:

saqysay dijo...

Me haz hecho pensar e imaginar cómo será ese futuro, al que creo que no voy a llegar. Imagino que no existirá sentimiento, serán tan individualistas como hasta ahora.

No vas a necesitar sexo, para engendrar, ya que la ciencia lo va hacer por tí. Sólo necesitas una conección a internet, y vas a saber como están los que supuestamente serán tus hijos. Provenientes de vientres arrendados y con ciertos rasgos característicos que tu elegistes, o en muchos casos serán verdaderos clones.

La antigua generación, esa que conocemos ahora será esclava, por su baja educación y rendimiento.

Cariños, excelente post.

Leonard dijo...

soldado, supongo que aqui muchos poseen rangos ya superiores, prefiero ser uno de simple categoria en aquel campo donde ya todo es mio por que intento seguiren él.
un abrazo, gran pensamiento.^^

M dijo...

auch.... en realidad no lo habia visto desde el pùnto de vista como lo enfocas, pero creo que si, ya de hecho estamos viendo como cada dia los valores valen menos y la ciencia con su tecnologia nos consume a tal punto que parecemos personas ciberneticas, jejejejeje... ta buena esa de angelina jolie, tas pasao ...

María Laura dijo...

FUTURO...

QUE LEJOS ESTÁ, QUE INCIERTO Y QUIZAS NO LLEGUE JAMAS.

EL HOY Y EL AHORA, ES LO ÚNICO SEGURO.

BESOTES VALENTIN.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Yo creo que jamás un soldado va a estar preparado para la batalla, ya que nunca se podrá adelantar a los eventos del terreno de guerra.

La inteligencia emocional es algo que desarrollamos los humanos, es una decisión personal, amar u odiar a nuestros semejantes.

Claro que esa inteligencia nos ayuda a ser más sensibles y exhibir nuestros sentimientos más profundos.

Quien desea ser autómata, pues creo que nadie, la modernidad nos absorbe, la internet nos atrapa y los videojuegos embrutecen a nuestros niños y adolecentes, los hombres del futuro, que al estar frente a un computador no socialización ni siquiera con su entorno más cercano.

Y como dije amar es una decisión, bien por aquellos que decidieron amar, y yo me encuentro entre esos gracias a Dios.

El alambre de navaja no nos hace autómatas, simplemente nos encerramos ante el mundo violente y sin más que decir, mi tapia está rodeada de ese alambre de tecnología israelí.
Saludos