jueves, 14 de enero de 2010

Pecados Capitales ...



El martes pasado, volví a cerciorarme de cuan contaminado está nuestro alrededor por las personas egoístas. Estaba corrigiendo un guión en mi trabajo cuando todo el edificio comenzó a balancearse. Estoy mareada, comentó una de mis compañeras quien se encontraba de pie, aún sabiendo que era un temblor de tierra, con cierta agilidad me paré y la abracé para que ella no entrara en pánico. Por qué no te sientas, le dije, para tratar de calmarla, considerando lo nerviosa y a la vez miedosa que es, pero el sismo hizo temblar toda la estructura de la torre y el piso 12 donde me encontraba. La fase uno comenzó con los gritos de todas las mujeres corriendo despavoridas. Salimos todos del área de trabajo, dirigiéndonos a la salida de emergencia (las escaleras) Aquí, presenciamos el acto mas egoísta y repugnante: “LA VANIDAD”. En la prisa y el correr desesperado, como ha de esperarse en una situación de emergencia, todos nos dirigíamos a una velocidad vertiginosa, eso hasta llegar al piso 10, donde nos encontramos con tremendo tumulto, saliendo de nuestra mente miles de signos de interrogación casi literalmente. Las féminas del piso 10 son las ovejas negras de la torre empresarial donde asumen al parecer que sudan “Chanel número 5”. Cuidado por favor: - No hay por qué desesperarse, mis zapatos son demasiados caros y podrían dañarse si bajo las escaleras corriendo, escuchamos a una de ellas pronunciar con cierto alarde como si se trataran de los únicos “Manolos Blahnik” diseñados para ella. - Yo quisiera que me dañaran mi cartera Luís Vuitton original con su prisa, agregó otra ondeando su rubia cabellera de farmacia. Dos minutos mas tarde, entre discusión de marcas y postura egoísta, sin pensarlo dos veces, abordé el ascensor junto algunos de mis compañeros para salir del edificio, ya había pasado el temblor de tierra, pero las probabilidades de que las replicas regresen, son altas en una situación donde la madre tierra no avisa cuando se revela.

En situaciones de desastres naturales, NINGUN HUMANO responde a un patrón determinado de conducta o respuesta, dado que el instinto de supervivencia está por encima de cualquier canon adoptado o alguna posesión material. Hasta que punto nos apegamos a las cosas materiales? Ponemos el corazón justo en el mismo rincón donde la vanidad ha hecho cimientos en nosotros? O acaso no es cierto que vivimos el siglo de las trivialidades? Si hay algo que he aprendido con el paso de los años y lo adopto como filosofía de vida, es no ser egoísta. De hecho, repudio a las personas que solo piensan en si mismas y que con sus decisiones arbitrarias para alimentar su ego, ponen de cabeza a quienes están a su alrededor. NO es cierto que el mundo gira en torno a cada persona, es absurdo asimilar tal suposición que nos envía de nuevo a la caverna egoísta de un mundo vacío y frívolo.

Anoche, mientras estudiábamos las estadísticas y cifras de muertes ocurridas por el temblor de tierra que devastó la hermana isla de Haití con muertos bajo escombros, heridos, llanto y dolor en cada una de sus calles, pensé en el incidente recién contado y luego de dar gracias a Dios por su misericordia, volví a elevar mi plegaria para no dejarme arrastrar jamás por el inframundo donde el ser humano pierde el sentido de humanidad arrojándose al laberinto de la vanidad…

6 comentarios:

saqysay dijo...

Como dice mu abuela, en la viña del Señor hay de todo. En esos casos lo que menos debe importar, lo material. Te imaginas que muchas personas, se opongan a que su casa se derrumbe, o que tal o cual cuadro de antaño, se rompa.

Prefiero asegurar mi vida, y la de mis seres queridos, ante de estar salvando cosas materiales. Tal vez, me preocuparía de tener agua cerca. En esas circunstancia, todos tendemos a correr como locos. Eso de mantener la calma, son contados los que reaccionan de esa forma.

Pese a vivir en un país sísmico, me dan mucho miedo ese tipo de cosas. Lo mejor que te encuentras bien, como dije anteriormente. Más allá del susto y de tus compañeras pretenciosas. No hay nada que lamentar. Al menos mi país ya envió ayuda a Haití, un equipo médico - medicinas - agua - alimentos y equipo de rastreo, para comenzar la búsqueda de cuerpos. No sabes como lamento, ese desastre natural.

Mil cariños, que andes bien!!

Jax dijo...

Como indicas, en esas situaciones no se podria responder a un patron de conducta....La gente siemplemente reacciona...creo que eso explica que por institnto de SUPERVIVENCIA te subieras al ASCENSOR! ejjeje,,,hijo mio,,no creo era la mejor opcion,jejee.

Las mean girls:: Fuck off!

Karol_a dijo...

Pues no, en un caso así no es prudente coger el ascensor valentín, que lo sepas.
En cuánto a la reacción de esas dos señoras, pues creo que hay de todo, pero esas son la minoría, no se puede juzgar al ser humano por dos señoras vacías de valores que no fueran materiales, la gente por regla general no es así, aunque en esos casos la reacción sea imprevisible, pero para unos zapatos, yo confio en la gente aún y me guío por mi misma, estoy segura que me ayudarían porque es eso lo que yo haría, ayudar a los demás en estos casos y sobre todo a los que están más cercanos a tí. Lamento mucho lo de haití, las noticias en TV me impresionaron mucho y el dolor y la impotencia de comprobar una vez más como la desgracia se ceba con los más necesitados, ayudaremos desde aquí y desde cualquier lugar al pueblo de Haití.
Un abrazo valentín, me gustan tus temas y como los cuentas.

didillely.blogspot.com dijo...

Aqui en mi pueblo se dice: Son gente pendeja y ya!...

Espero que te encuentres muy bien y no haya pasado a mayores como a nuestros hermanos de HAiti...


Mis mejores luces para todos...

Te quiero y mi apoyo...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

En verdad que hay vanidades de vanidades, en Costa Rica yo he experimentado terremotos hasta de 7.6 grados, y el cielo nocturno hasta cambia de colores ante la liberación de energía descomunal.

Se imagina uno huyendo y pensando si se le va a dañar la prenda de marca, leyendo esto, me trajo a mi memoria Sex & City, pero así somos los seres humanos egoístas por naturaleza.

Me alegra saber que estas bien, y para ti todo mi cariño y solidaridad, y para los Haitianos, mis oraciones al Dios creador.
Saludos

Brisa de Angel... dijo...

Siempre es un enorme gusto el leerte!! En mi blog he dejado un premio para tí, si deseas puedes pasar por él, Un enorme saludo desde la distancia.