miércoles, 4 de julio de 2007

Con el Tiempo











Con el tiempo te das cuenta de tantas cosas que a veces crees saber, mas no es así. Simplemente te levantas un día cualquiera, soleado, después de haber dormido cerca de 7 horas y algunas cosas no son iguales. Aprendes a valorar el sonido del silencio como disciplina tuya y entiendes que es mejor callar que pronunciar palabra alguna aun teniendo razón, es probable que seas mal interpretado por oídos de personas necias.

Te das cuenta que tus verdaderos amigos no son los que te llaman para irte de bonche o felicitarte el día de tu cumpleaños, boda, aniversario o graduación, te das cuenta que tus amigos son esos que siempre están ahí cuando les necesitas, que solo te escuchan, que no anteponen prejuicios y te entienden. Con estos puedes tener dos hombros extras para dejar descansar tus problemas o para extenderle un sincero abrazo después de durar años sin verlos.

Te das cuanta que amar no es abrazar, extrañar o besar...amar… es entregarte por completo y ponerte cuesta bajo, es echar a un lado tus ideales para corresponder a quien te entregas. Cultivas disciplina y alejas de ti las personas superficiales, ruidosas y amargadas…esas que también crees que son especiales mas no es así...en realidad insistes en hacerlas ver así y en el fondo siguen siendo cajas vacías.

Haces un balance de los caminos recorridos y no te jactas de los logros ni te afliges de las desdichas, comprendes que tienes los pies bien puesto sobre la tierra y que siempre habrán personas que estarán por encima y debajo de ti. Creas conciencia y comprendes que nadie alcanza una meta de un solo intento, ni sientes amor sin probar lágrimas…y tampoco se puede juzgar a nadie sin conocer primero su propia debilidad.

Comprendes que debes actualizar siempre tus paradigmas conforme a los tiempos; más no descentralizas de ti las buenas cosas que te distinguen de los demás, como es el trato, la paciencia, la disciplina, saber escuchar, ser atento, respetuoso y cordial. Desarrollas tu intuición, el tacto y el sentido común y lo llevas contigo donde vas.

Si bien es cierto que mi filosofía es pensar que las personas sin sentido común NO existen, tengo que admitir que nuestro alrededor esta lleno de personas que a veces no se percatan ni entienden que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

He aprendido a saber que ser rico o pobre no es por la cantidad de dinero que poseas, eres rico si te sabes conducir en la vida aun teniendo los bolsillos vacíos y un pobre diablo si no te sabes conducir en la vida y te dejas arropar por tu ego y tus fantasmas.

Con el tiempo aprendes a diferenciar el sabor de los besos y a valorar mas las caricias que el sexo, aprendes a saber que estimar, querer o amar a alguien no tiene porque ponerte aprensivo ni entristecerte, aprendes de las derrotas, te levantas aun cuando no tienes fuerzas, no te das por vencido nunca y siempre apuestas a la verdad por encima de todo…esto a veces se logra….solo con el tiempo!!!

Juan de Dios Valentín

1 comentario:

chica bella dijo...

Por cosas como esas ,y por las que explicas es que siempre te considerare mi AMIGO