domingo, 14 de octubre de 2007

Black & White.-












Memorizo la escena y aun me da risa. Risa de recordar el rostro de un chofer mientras maldecía como loco a un conductor de vehiculo de carga tras haber sido imprudente en plena avenida. Traté de no sonrojarme por las obscenidades que ambos se decían, sólo reía…pensé de inmediato regalar la taquilla que tenia en mi agenda para ir al cine, ya no necesitaba ver ninguna comedia o melodrama de cartelera de hollywood.

Negro: ese era el color que describía la ciudad con que acabada de desestresarme un poco, Blanco: por las cotidianidades que nos hacen únicos en el mundo…memoricé a mi hermano Sandy en escena igual en plena autopista Duarte con destino de ida a casa al caer el sol, estresado y con deseos de llegar a casa. Calmadamente le decía que respirara profundo y que recordara que no estaba conduciendo en Suiza, donde la prudencia y la sensatez sobraban.

Hoy era un día en que sólo pensaba en blanco y negro, quería hacerlo así, para irme a los extremos; dejar a un lado los términos medios y no medir con patrones de escalas que incluyeran números impares. De que diablos importaba ser tolerante cuando por lo que me proponía serlo, ni siquiera lo tomaba en cuenta o valoraba esta cualidad en mí…aquí pensaba en negro…

El blanco pasó a un segundo plano, como dejó de serlo en el matrimonio de una pareja conocida que se propuso casarse de blanco, ella con su tono de piel blanco cero cero, haría juego con los electrodomésticos, el vestido, las paredes de la casa, las almohadas, las baldosas del baño y hasta con la perfecta dentadura del novio….los primeros meses fueron perfectos, todo era en blanco. Si, con ese ritual de desvestirse sin desenfreno a la hora de hacer el amor, almorzar siempre juntos e ir todos los sábados a casa de los suegros, todo era perfecto, pero hasta que tiempo duraría la época colonial?.

...quise no ser pesimista mientras pensaba esto el día de la boda y observaba al novio con su cara de lechuga fresca coquetear con una de las damas de la boda…qué era el negro en este momento?..Mi presentimiento o mi manera de juzgarlo en mi mente? O la forma poco diplomática e insultante que delataba a este infiel compulsivo en uno de los momentos mas significativos para él y su esposa? Como siempre; traté de ignorar los últimos 15 segundos agobiantes que había presenciado y escabullirme entre murmullo, copas de vino, torta nupcial, trajes sastre y fragancia Chanel y Perry Ellis. Meses mas tarde; todo dejó de ser blanco…y que tal el gris?…nadie mide en esta escala las profundidades de las cosas o su magnitud?...

Créanme que muchísimas personas afrontamos o han afrontado esta situación a largo plazo, únicamente por no ver llegar el día del color negro, el momento en que TODO literalmente deja de ser blanco o de tener pinceladas y darle la bienvenida al caos.

Pienso en negro cuando veo el maltrato a inocentes, cuando mi cordura es desequilibrada por alguna persona insensata….en blanco: serenidad, armonía, no debería ser así siempre?

En negro quería ser siempre con las personas desatentas, que juegan con tus sentimientos, que te atropellan sin razón, en negro con el misterio que suele traer la noche, y descubrir algunas bellezas que a veces no se ven de día, como el anochecer, como el cielo estrellado…y ya se que muchos afirman que en lo oscuro el amor no puede verse…ya no escucho las notas de Paul Mauriat para relajarme, ni alzo mis pensamientos hilando sueños en sabanas blancas sin sol de media noche…a veces ni siquiera pienso….sólo se que el mundo de la mente es mucho más complicado que el de la realidad.

No hay comentarios: