miércoles, 4 de julio de 2007

El Prejuicio





























Estoy aprendiendo a ser cada vez menos prejuicioso y a usar más el sentido común; y entiendo que a veces nos dejamos llevar por los impulsos momentáneos y caemos en el círculo de las personas comunes.

Hace pocos dias me levante super temprano mas disparatoso que un payaso de circo, estiraba mis brazos de un lado a otro y lo menos que queria era ver la luz del dia y encarar mi realidad cotidiana. Quien lo diria: yo, que tanto me molesta ver disparatear a las personas que hacen un ritual de negacion para levantarse: entonces me convenci que no estaba siendo tan flexible.

Ayer, mientras me preparaba con mis compañeros para una grabación, vi llegar a un sr. De algunos 35 años, super agobiado; hablaba hasta por los codos por su telefono celular, procedi a ignorarlo y a escucharlo parlar en tercera dimension, quizas me incomodo un poco el hecho de verlo estresado con su palm y bluetooth en las proximidades del escenario: volvi a pensar: contare hasta tres y luego le dire a este tipo que esta obstaculizando nuestro trabajo; no tuve la necesidad de hacerlo, pues el muy gentilmente se presento: Vaya sorpresa, era nuestro invitado.

No me agrada recibir llamadas provenientes de números privados o sin identificar. Suena mi cel. Por quinta vez, con un tono arrogante contesto: si?...Hola Hijo Mio, era mi madre, vaya usted a ver. Entendí que a veces nos encerramos en patrones de “no me gusta” y los llevamos a todas partes. Tenia varios dias en una lucha de poder tratando de establecer mi record sin marcar a una persona que estimo muchísimo, tras creer que habia logrado mi cometido, me senti tan miserable después de hacerlo, por entender que me estaba igualando a una persona que apenas tiene conocimiento de lo que es tener un buen aprecio por los demas y la vida misma. Hace varios dias me incomode tanto con mi vecina fastidiosa que salio azul de mi casa después de haberle dado tremendo boche. Regrese del pasado fin de semana largo y al entrar a la casa, debajo de la puerta encontre una nota suya que decia: Donde te metes muchacho del??? ...”mi esposo y yo estamos preocupados” estas enfermo? Te pasa algo?...volvi a bajar la guardia, respire profundo, no di tregua a desempacar, pase al lado y toque su puerta, era tiempo de al menos retribuirle su preocupación y estima, al menos con un gracias y un abrazo sincero.

Hoy, tras levantarme temprano y sin fantasmas, comence a valorar mas la tolerancia y saber que el punto de equilibrio de todo en la vida es el balance, ni estar mas, ni tampoco menos…..temprano me distraje leyendo las revistas que coloque en el baño para que mi hermano hiciera su ritual, y yo que pensaba que este, era el lugar menos indicado para recrear el espiritu de un lector, entendi ademas que muchas veces caemos en el morbo sin darnos cuenta…mientras conversaba con alguien en mi hora de almuerzo, me detuve mas en ver mas los atributos fisicos de la persona con quien almorzaba que atender su conversación, de hecho no podia descifrar si su perfume era Nina Ricci o Carolina Herrera, lo unico que se es cuan subyugado me senti al quedar un momento como idiotizado…. Confirmo una vez mas que a veces solo usamos el prejuicio a nuestro antojo, mas nos dejamos seducir por las cosas que apenas nos conquistan con la mirada.

Quizás no quite esa pared blanca cuando quiera ignorar a las personas necias, posiblemente no deje de incomodarme cuando me sienta agobiado por las personas intolerantes y descorteces, mas si se y tengo conciencia que no aceptar el cambio en las cosas erradas de nuestras vidas solo nos hunde en un abismo negro y nos aleja de ser mejores personas, tambien se, que si nos igualamos a los demas cuando estos tienen prejuicios y patrones no negociables, perdemos la particularidad de nuestras vidas.

Valentin...

No hay comentarios: