jueves, 6 de diciembre de 2007

PEDALEANDO SIN BICICLETA

Ayer, en el mirador, mientras corría, dejé perder mi vista en unos pedales de bicicleta y vino a mi mente el recuerdo de mi niñez y me di cuenta que nunca tuve una bicicleta.


Hilé todo en mi mente y recuerdo que cuando estaba aprendiendo a montar bicicleta en compañía de mi amigo Franklin, choqué accidentalmente a mi hermana Miriam. Tenía 7 años cuando esto ocurrió. Recuerdo bien el tremendo castigo que llevé.

Recuerdo bien que a mi hermano Sandy le compraban más bicicletas que zapatos (que es mucho decir, ya que no le duraban nada)…mi hermano Carlos era más cuidadoso y también tenía bicicleta.

No se si fue mi independencia o una manera de mis padres evitar que me diera estrellones y llegara a la casa con golpes y guallones como mis hermanos, o mi castigo por haber atropellado a mi tonta hermana era vitalicio? (tendré que preguntarle a mi madre)…innegablemente crecí sin una bici…

Pero bien recuerdo los pedaleos que dábamos jugando a la bicicleta con los pies, los días de lluvia en casa o los sábados cuando nos levantábamos a media mañana…que buenos tiempos!

No hay comentarios: