jueves, 27 de diciembre de 2007

RANCHO ARRIBA Y EL DILEMA DE SUS CARRETERAS

En mi visita a Rancho Arriba para pasar mis vacaciones de Navidad, me sorprendió sobremanera el deterioro de la carretera del cibao o la “loma del 16”. Es cierto que el paso de las recientes tormentas haya afectado aun más el inóspito tránsito que malamente pasan los habitantes de este poblado que parece olvidado o sucursal de un pueblo fantasma.

Lo he dicho en otras ocasiones, lo que hace el desarrollo de una provincia o de un municipio son sus facilidades que conforme al paso de los tiempos, van adquiriendo sus habitantes. Mientras en Santo Domingo se habla de la modernidad del metro, los pobladores de Rancho Arriba mal pasan para trasladarse a otras provincias.

Hace unos días estuve por el trayecto de la carretera que comunica a Rancho Arriba con el pueblo de San José de Ocoa y la situación es caótica. Los derrumbes obstaculizan aun el paso de los vehículos que osadamente y por necesidad se ven obligados a viajar por un camino lleno de obstáculos.

Escuché decir de nuevo que los dirigentes ocoeños se oponen a la construcción de la carretera Rancho Arriba - Piedra Blanca. Y de nuevo me pregunto: que diablos debe importarle a los egoístas e inoportunos ocoeños que se haga esta carretera o no?...


Para lo que conviene, somos parte de la provincia de presumidos de San José de Ocoa, para otra cosa no, los cibaeños son mucho más esplendidos que los mismos ocoeños que su ignoranza empaña el buen trato de los pocos que son sinceros de corazón. Los ocoeños natos se caracterizan por ser miserables y muertos de hambre en extremo.

Vuelvo a ser reincidente cuando digo que los dirigentes políticos y comunitarios de Rancho Arriba asumen la postura de conformismo. Para los que no saben donde está ubicada Rancho Arriba, les diré que está ubicada entre la frontera de las provincias de Ocoa y Bonao, es un valle muy productivo, de gente laboriosa, trabajadora y como siempre de unos cuantos oportunistas que no hacen nada más que sacarle provecho a las situaciones desastrosas que ocurren en el país.

Pena y vergüenza da que aun se transite en condiciones desastrosas en un municipio de tantas productividad. Dejo aflorar mi extremismo mientras escribo este articulo y pienso en negro ébano para los desgraciados ocoeños que con su postura de desconsideración lo único que se ganan es el repudio de todos los que deseamos vivir en un mundo donde las condiciones sociales sean iguales para todos; estoy hablando de los servicios básicos que debemos disfrutar todos: transporte, educación, fuente de empleos, etc.

Uno de mis hermanos y yo, coincidíamos en que Rancho Arriba debe ser convertido en un parque nacional y reubicar a sus habitantes en otro lugar en donde las condiciones de vida sean mejores. Los tiempos cambian y para este municipio todo sigue igual.

Mandatarios y grandes funcionarios de gobierno, han visitado en varias ocasiones a Rancho Arriba, incluso el presidente Leonel Fernández estuvo después de la tormenta Noel de visita en San José de Ocoa y conoce la situación que atraviesan los pobladores de este olvidado municipio.

La gente cree a ojos cerrados todo lo que escucha. Quisiera no especular, pero creo que unos cuantos “avivatos” han sacado su partida en la construcción de la carretera Rancho Arriba Ocoa. De Ocoa a Nizao, todo está asfaltado. a veces, hay que dejar la diplomacia a un lado y ser concientes en su máxima totalidad. No me extraña que algunos inversionistas hayan pensado igual que mi hermano y yo como la única alternativa para solucionar este problema que arropa a Rancho Arriba con relación a la construcción de la carretera.

Dios mío, cuanta necedad y conformismo en un mismo lugar!!!!

No hay comentarios: