viernes, 15 de febrero de 2008

"Glamul" Historia de dos locas con cordura!


Eran las 9:37 de la mañana del miércoles pasado, cuando esperaba el cambio de luz del semáforo que apenas se había puesto en rojo. Al lado del carro donde me conducía a la imprenta, escuché a una señora vocear: "Agustina, Muchacha, que andas tu buscando por aquí?... Tu ta ' muy buenamoza" El impetus de su voz y el giro de mi cara, me dieron a entender que no era el único que intrigadamente se preocupó por saber quien rayos era Agustina.

Agustina, con voz baja, serena y con muy buena dicción le contestó: "Ando caminando un poco para relajarme en la mañana ... tu sabes que yo no pierdo nuca el glamul", mientras dejaba escapar una leve carcajada. La ruidosa señora que preguntó, hizo un gesto moviendo su dedo índice alrededor de su oreja, expresando que Agustina estaba loca, de remate, de llevar al 28.

Miré a Agustina 3 segundos antes de que el semáforo cambiara a verde, mientras en el entorno y la esquina en donde caminaba la extraña mujer, se escuchaba risa y murmullo. Agustina llevaba a esta hora de la mañana un largo vestido negro con una abertura que le llegaba al muslo, un poco señido al cuerpo. Unos tacones super altos, cartera negra y en su cuello una bufanda animal print (tranquilos chicos y chicas de la sociadad protectora de animales)... su pelo rizado y maquillaje, honestamente, muy elegante.

Sonreí sin ninguna burla mientras me alejaba por completo. Era el preciso instante para pensar en Dolores, una mujer muy peculiar de mi pueblo, a quien cariñosamente todos le decimos "Dolorita" ... Pero, que tenía "Dolorita que ver en esta historia? ... Ella al igual que Agustina era protagonista del "Glamul" A sus 30 y pico de años, sólo viste de blanco, y no de cualquier blanco, lino blanco cero - cero, zapatos blancos, accesorios blancos (y siempre excesivamente limpia, impecable como el color de su ropa) ... y entonces me pregunto si ella está loca, sólo por cantar todo el día canciones románticas bajitas, asistir a todos los funerales y hablar de su devoción de la virgen de la altagracia, como estarán algunos que ni siquiera puedes adivinar con certeza los pasos en que adelantan su vida?.

recuerdo una de las conversaciones que sostuve con Dolorita hace un año y meses, esperando uno de mis hermanos en el hospital, mientras curaban una de sus quemaduras. Me saludó muy amable, le pregunté por Cesar, su hermano, quien estudió conmigo. En todo momento conversó con una hilaridad y un léxico que era yo el que me sentía loco de atar.

guardé mi sonrisa un poco, al tiempo que abría la puerta de la recepción. Dije Buenos días y escuche únicamente el sonido grosero de la bomba del chicle de la recepcionista que explotaba en sus labios. Me dije entonces a mi mismo; y esta loca?

1 comentario:

Pensando en dijo...

Muy buenoo pero que glamul!!!. La verdad hay que ter mucha PERSONALIDAD a parte del agraciado GLAMUL para andar toda vesstida de negro o recibir una persona con un chicle.

besos