jueves, 20 de noviembre de 2008

"En Manadas" !!!

Cuando mi madre llegó de compras ese día con el mismo polo-shirt para mis dos hermanos y para mí, quiso darme un infarto miocardio. Tenía cerca de 9 años y le expresé que me desagradaba andar vestido como mis hermanos. Ella insistió en explicarme que el mío era diferente. Lo era? Claro que no, los tres eran color caramelo con tres diminutas rayas en el centro, los dos polo de mis hermanos tenían esas rayas azul marino, el mío color vino. Por suerte, ese incidente pasó solo ese día, mi madre nunca nos vistió igual. Recuerdo cuando mis hermanos mayores se dieron golpe como dos “boxeadores” por una camisa amarilla cuando eran adolescentes. (imagino que si hubiera sido ahora, los tres pelearíamos por la misma camisa si hubiera sido negra, jajajajaja) ... mientras recordaba esta anécdota con uno de mis hermanos y reíamos hasta más no poder, comprendí que la libertad e independencia con que crecí me hizo ser “nómada” y rehusarme ocasionalmente a ser un hombre “Manada” SI … Formar parte de esa fila en que pareciera que los hombres llevamos camino de ir al baño juntos. Cuándo dejaron muchos de ser originales e integrarse a la línea de amigos para hacer todo “duplicado”? Es parte del “plus” que trajo el siglo? Ir a la fiesta con el mismo grupo, al cine, a la biblioteca, a todas partes juntos siempre?

Soy muy sociable, pero mi espíritu de independencia no permite regirme por los pasos de la estampida que arrasa constantemente el sendero de capricho grupal. Compartir con amigos e ir a diversos lugares no está mal, pero frecuentemente es notorio ver ese grupo como “Don Gato y su pandilla”. Desde cuando pasamos a convertirnos en lobos? Es cierto que las personas que comparten cosas en común se atraen, pero esa atracción no es la que a mí me hace perder mi particularidad como ser humano, la misma que muchos pierden por quererse parecer a “alguien”, por estar en un circulo o ser “cool” (insisto: ser cool no está de moda)

La pasada semana dos de mis amigos se enojaron conmigo por no acompañarlos a una fiesta. Les dejé bien claro que somos amigos y lo seremos siempre que respetemos las reglas de una verdadera amistad, pero la misma no es sinónimo de agruparse e ir de un lado a otro con ropa y calzado distinto. Dentro de esa manada, adquirimos las “mañas” o tenemos que pasar un ritual de iniciación para llevar un distintivo en la espalda? Parece que sí. Quien ejerce el control dentro de esa relación grupal en donde todos comen “tofú” por el antojo de un solo o terminan en esa secta religiosa sin conocer los principios de la misma. Entonces; nos dejamos atraer por el sistema urbano de libertinaje o pasamos el umbral “heteroflexible” para estar en la cima de la popularidad?

Dentro de la “manada” universal me considero ser un integrante “Alfa”, el mismo que procura a veces dirigir ese rebaño, pero lo más importante, disfrutar plenamente el sentido de libertad y otras tantas, proteger a los que están a mi lado. La vida seguirá su curso con dogmas que todo mundo aceptará, mientras me adapto a esos cambios descabellados, muy lejos de ser un “troglodita” o cavernícola con miedo a la luz del día, sigo tejiendo sueños en la rama de un árbol, no cambiaré mi convicción ni mi sentido de amistad o fraternidad, aunque todos deseen andar en “manadas”

4 comentarios:

MATEO dijo...

Hola Jefe jajaja... por aca bien mirando como saco tiempo apara escribir las mil aventuras que he tenido ultimamente. Eso de llevar la contraria no es solo tyo, tambien es mio. Yo odio verme = que todo el mundo, chevere tener un pokito de indentidad. eso me parece interesante. Aiqne confieso q a mi hermano y a mi nos vestian igualitos, luego de un tiempo se nos convirtio costumbre pues solo nos llevamos n año de diferencia. Hoy es imposible. mi hermano crecio y mide 187 y yo 170. Aun asi el desgraciado tiene la osadia de querer robarme mis camisetas. Mientras yo a el.. nada
jejeje

cosas de hermanos y de ropa. Inlovodable

Un abrazo y recuerda q podemos hablar de nogocios

el piano huérfano dijo...

eso es la personalidad que tiene cada uno
esa es tu personalidad, y es pura verdad, eres un encanto

un beso

Aristóteles dijo...

Esto me suena muy familiar -lo digo por el inicio de tu texto-, jajaja.

Realmente estupendo este texto tuyo. El ejemplo y lo que desarrollas después.

Ciertamente los amigos vienen, llegan y se van. Pocos son para toda la vida. ¡Justamente por eso ha crecido y madurado es amistad que tengo con aquellos que se han quedado para toda la vida! Porque hemos aprendido a vivir en libertad. Y claro, a compartir todo sin medida, con generosidad. Pero siempre respetando la integridad del otro.

De hecho, por esta madurez, el factor del tiempo y la distancia queda superada, y las pocas o muchas veces que nos veamos las disfrutamos al máximo.

Gracias por tu texto.

Te abrazo fraternalmente.

Mariángel dijo...

Creo que todos los padres les pasa lo mismo cuando tienen hijos, a mi tambien me paso, pero gracias a dis mi hermana y yo tenemos peronaiades y estilos diferentes jejejej...La verdad nose porque hay chicas que les encanta ir al ba#o en manadas...

Saludos!!!