miércoles, 29 de abril de 2009

"Des-confianza" !!!


Alguna ves has intentado unir los restos de un objeto luego de haberse roto? Aunque esa pieza “aparentemente vuelva a su integridad” sin duda alguna no es la misma. Así ocurre cuando se pierde la confianza. Difícilmente se recupera una vez perdida. Muchas teorías sostienen que a las personas nunca llegamos a conocerlas, yo creo a grandes rasgos que si, que tenemos un prototipo forjado y que vamos moldeando según las situaciones y personas que encontramos en el transcurso de los años, de nuestra cotidianidad.

Por más que trato, mi extremismo es una estrategia innata de supervivencia. Cuando estimo una persona lo hago hasta la muerte (y debo aclarar que NO uso la balanza para odiar, es una de las palabras más ordinarias y un sentimiento que te lleva a la muerte en vida; prefiero ignorar. Cito: Los humanos no estamos diseñados para ser ignorados) Pienso que este siglo es el plus de la humanidad, el que nos exige y demanda transparencia, quitarnos el velo y aceptar que no somos perfectos y que estamos hechos de sentimientos con huesos y exterioridades tan superfluas como la piel. Muchas veces pasa, pensamos que una persona es deslumbrante, extraordinaria porque insiste llevar una máscara puesta para camuflajearse ante nuestras miradas, sentido común e intuición y cuando nos damos cuenta de quien es en verdad, escuchas el sonido peculiar de ese vidrio estrellándose contra el despiadado piso. La confianza es un hilo delgado del que cuelgan tantos sentimientos como un tendedero de ropa al sol, sin necesitar que sujetadores de madera o plástico fijen cada prenda en el cordón.

La confianza es ese alambre que en ese tendedero cada prenda representa una emoción diferente ante una persona. La confianza no permite dosificación ante la credibilidad total, pero cuando es expuesta a duda y desconcierto, comienza el proceso reversible. Si la paz no se negocia, la confianza no se mendiga o alardea. Por desgracia cuando dejamos de creer en las personas que habíamos depositado un mar de sentimientos o afecto sincero, necesitamos tiempo para restablecer la credibilidad; si no hay tiempo para una segunda impresión, la gente despiadada y prejuiciosa arroja al laberinto instantáneamente a las personas mentirosas, canallas, falsas e impostoras y los empáticos seguirán experimentando la sensación de engaño y perdón ante las mentiras que encierran los supuestos “ángeles” de alas negras y alma nauseabunda.

5 comentarios:

luna*azul dijo...

Aun cuando tratas de unir las piezas, les quedan esas feas marcas, que por mas bueno que seas si no es una pieza nueva se veran los daños causados por la caida.
lo bueno de todo es que muchos cuando queremos, queremos de verdad, y aguantamos ser pegados aunq el pegamento sea el mas barato.
un abrazo. de yo misma, aja, sve.siiii, Adios bajo perfil.

Artemisia dijo...

Cuanta razon y me parecio un buen ejemplo lo del cordel, creo que cuendo se pierde la confianza, nose.. pucha todo se arruina, lo se, porque me ah pasado, buen post como siempre.

salu2...

Anónimo dijo...

Hay mi principe de angeles negros esta lleno el mundo y cuantos tenemos alrededor, y donde ellos piensan que no nos damos cuenta quiens son

Martona dijo...

Mi querido niño
menudo cambio de look en el blog!!!.
Me encanto el post de hoy. Cuando dejas de confiar en la persona, no te queda nada que te una a ella. Y la palabra odio tampoco quiero que entre a formar arte de mi vocabulario, prefiero ignorar a es persona.
Estoy aprendiendo a ignorar, no quiero unir los pedazos rotos, nunca podria ser lo mismo.
Te tengo siempre presente.
Mils de petons, sempre.
Un abrazote, que digo uno, miles de ellos.

María Laura dijo...

Y COMO DUELE!!!

CUANDO ENTREGAS TODA TU CONFIANZA Y AMAS, Y DEFIENDES A ESE SER.

QUE TE ENGAÑE, EL DÍA QUE SE CAE LA VENDA DE TUS OJOS, ES TERRIBLE.

YO LO VIVÍ CON MI HIJA, DOBLEMENTE DOLOROSO PUES ES UNA PROLONGACIÓN DE TU CARNE, Y LA SIGUES AMANDO, PERO YA NO PUEDES CREER.

BESITOS.