viernes, 15 de mayo de 2009

Fatalidad Errante !!!

Recorrió cuatro mares para estar a su lado. Cambió la piel por un capricho y sostuvo la ilusión que escapaba de sus manos como vajilla de cristal deslizándose por los dedos, chocando contra el piso. La fría verdad envolvió su cara al descubrir que ella sólo se amaba a si misma, amaba su cuerpo, su vanidad, su orgullo disfrazado de mujer perfecta con esencia de crisantemos, Muérdago y vainilla. El apostó sus monedas por ganarle a la ilusión inexorable que trasnochaba sus noches. Estaba seguro de amarla, de cambiarlo todo, de echar a un lado sus pasiones sin pensarlo dos veces.
Ella mecía su figura desnuda fantaseando, cambiando de norte cada segundo como barco perdido en alta mar, sin brújula, sin horizonte, sin rumbo… El miraba cada gesto de su frialdad hundiendo su pasión sin morbo en las venas; le amaba tanto que nunca hizo intento por dañar con impureza su plástico cuerpo y su sonrisa al espejo marchita como azahar, como hoja al sol en verano. Y probó sus caricias amargas como lima. Ungió sus pecados en el vientre desnudo, suplicando un beso con sabor a salvia y limón, quiso ser optimista, pero la realidad le ganó a lo que dictaba su corazón.

Y volvió sus pasos aún amándole, y se entregó a la desdicha tratando de vestirse con la piel que alguna vez había dejado tirada en el piso y sus arrugas eran muy pronunciadas; ella siguió fantaseando cada luna llena vistiendo su cuerpo de azul nuevamente, con su pecho desnudo, sintiendo la fría brisa en sus caderas, caminando descalza en la opulencia de su fatalidad tormentosa, sin abrigo, sin fé y con ansias de sentir la caricia que había abandonado su dulce anhelo.
El se mezcló en la multitud y se volvió un hombre sin sentimientos, no sentía nada y como adorno llevaba marcada la cara con un antifaz donde escondía su nostalgia con una sonrisa pintada; tras su mirada estaba un rostro roto de cristal.

7 comentarios:

saqysay dijo...

Guaoo!
Me gusto tu forma de relatar, me siento intrusa...

Saludos!

Leonard dijo...

agradable fragmento.
cuidate^^

Miguelo dijo...

escribes muy bien

Timoteo Estevez dijo...

jevi calentin.
eres el poeta de los mejores.
un saludo. valentin
me encanto.

Julio H. Mella dijo...

compadre revise ahora a ver si le llego

el piano huérfano dijo...

Realmente me atrapastes en ese relato, que suena como un abismo de todos ...
Algo para reflexionar

Karlita dijo...

Me indentifique con el último fragmento:

"...como adorno llevaba marcada la cara con un antifaz donde escondía su nostalgia con una sonrisa pintada; tras su mirada estaba un rostro roto de cristal"

Grax Valen, como siempre tocando el corazon con tus relatos.

besos!
=D