viernes, 4 de septiembre de 2009

"Sin alas para volar" ...


El escuálido jarrón marchitó sus flores plásticas colocadas en la pequeña mesa frente a los muebles de madera en la cálida sala al ver transitar sus pasos. Sus verdes ojos contemplaron la paz que respiraba en las paredes de cal, blancas y con risa constante en los pasillos cortos de jardín inmenso. Alardeó tener control absoluto de las noches al compás de trovadores atrapados en sueños desvanecidos de un corazón que contenía lágrimas con premura, afán y polvo del camino incierto de mañanas lluviosas. Confesó al viento sus delirios y con sus manos cansadas abrazó la fatiga soporífera de esperar llorar sus ojos; nunca lloró. Nunca!… Sus días eternos en que jugó ser rey llegaron con el cuenta gotas de su descaro inmortalizado en cromosomas de espalda al sol. Sembró en terreno árido semillas bastardas con pócima amarga, oscura, confusa que enviaban al extremo la calidez de su risa sin burla. Quiso ser libre encadenando sus alas falsas, volvió sus pasos al abismo donde encontró el pasadizo tenebroso de una realidad inherente, afligida, fiel. Y así, llorando un torrencial una mañana cualquiera su corazón de hojalata, encontró sus alas para contemplar la eternidad en la otra vida…

14 comentarios:

Leonard dijo...

realmente muy interesante.
yo creo mi vida, mi futuro y mi presente, el pasado nunca lo hare; eso digo, pero pocas veces lo logro.^^
un abrazo, no todo depende de nosotros.^^

Eliu Gómez Vélez dijo...

A veces debemos aprender a vivir con las alas encogidas esperando el momento de desplegarlas. Buen post. Eres un duro.

luna*azul dijo...

y así, con mis alas rotas por la fragilidad de mi amor, con las que crei no fuera posible alcanzar un vuelo, ni corto ni sin tiempo, llegué hasta ti, conociendo que aunque transparentes por el viento pude alcanzar mi vuelo hacia la libertad. un beso, tqm.

Amanecer dijo...

Siempre estàn esas alas para volar, sòlo que a veces, no sabemos còmo hacerlo, ò nosotros mism@s las cortamos.

Es triste, cuando se toma la desiciòn, de ir a contemplar la eternidad en la otra vida.

Gracias Valentìn, por tu estar, tus palabras, a pesar de mis ausencias a èsta tu casa.

Un abrazo de todo corazòn!!

Deseando tengas un buen fin de semana!! Besos!

Geni dijo...

Realmente eres un mago de las palabras,sabes escribir me quedo con la boca abierta cuando te leo.
Un beso muy grande maestro.

Geni dijo...

Realmente eres un mago de las palabras,sabes escribir me quedo con la boca abierta cuando te leo.
Un beso muy grande maestro.

Geni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loren dijo...

mmmm como me gustaría tener alas....

Por cierto, lo de la camara esta echo. Vente nos tomamos un cafe y te la presto¡¡¡

Buen finde¡¡¡

Pluma de fuego dijo...

Y volar... y saber al fin lo que es la libertad...
Nunca dejes que te las corten

Massy dijo...

Dejando un besote muñeco!!! ..con razon vi tu nick, sobre las alas..

tu sabes que esas alas estan ahi, solo tienes que usarlas...muack!!

saqysay dijo...

Siempre están ahí, para bien o para mal. El tema es atreverse a usarlas, y saber cuándo...

Besitos, que andes bien!!

JeSs dijo...

Wow...conmovedor relato...y la cancion es excelente...
No encadenare jamas mis alas, e ire donde me lleve el viento...

besos

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola, he estado de vacaciones con mi familia, ha habido muchos excesos, algunas cosas hasta dicen que son pecado, aunque yo no lo creo. Pero ya he vuelto y he dejado algunas fotos más de regalo en mi blog, asin que si te gustan las puedes coger si quieres para tu blog, sin pedírmelas ni nada, que son gratis y asín las ve más gente.
Saludos!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que escrito más profundo, que terrible tener un corazón de hojalata, creo que sería un corazón muy frio y con tendencias a corromperse por la inclemencia de los tiempos. Esas paredes de cal me recordaron a las casonas viejas en San José, construidas hace más de cien años.

Debe ser terrible no tener alas para volar y salir huyendo de este mundo cruel.
Saludos