domingo, 13 de diciembre de 2009

Epitafio ...



… Y despertó de su letargo de mil años comprimido en 7 días. La tercera muerte llegó sin lágrimas, con ese silencio que producía un estruendo radiante, abrazando la verdad absoluta, sin azahar, sin bálsamo para el dolor o color fuera del entorno gris que había tratado de conducir sus pasos por el descarrilado tren sin rumbo fijo, sin voltear la mirada hacia atrás buscando un poco de compasión en ese agujero negro infalible rodeado de alpiste, enmudecido y con residuos del noveno pecado capital en sus manos ensangrentadas. El afinado violín volvió a sonreír al entonar su melodía tan triste que enlutaba el sol. No habría oportunidad para soñar de nuevo o ser optimista. Empacaría los trozos de su dignidad y los enmarcaría en su caja toráxica sin corazón hasta quien sabe cuando. Su dilema caducó sin lloronas ni cánticos gregorianos tras el visor afligido de algunos ángeles, acogiendo la plegaria de un ferviente deseo escondido en la sombra del nogal que envejecía el banco de madera olvidado en una calle noctámbula, sin preámbulos, crueldad o promesas, sellando como discípulo de Isabel Allende el mito cruel que sin respuesta alguna, tras varias décadas o algunos días, procuraría el perdón causado al menos en su conciencia…



10 comentarios:

Alimontero dijo...

"Empacaría los trozos de su dignidad y los enmarcaría en su caja toráxica sin corazón hasta quien sabe cuando".
Esto me conmovió profundamente...

Qué buena musica Valentín!♫♪
Grato fondo que invita a leerte una y otra vez...

Gracias, qué buen acierto encontrarte ;)
besos y una buena semana!

Ali

M dijo...

Acuerdame cuando yo sea grande ser como tu. Tienes un don para escribir y cuando decidas escribir un libro sobre poemas como te dice Raquel, cuenta conmigo... socios??? :P

M dijo...

Acuerdame cuando yo sea grande ser como tu. Tienes un don para escribir y cuando decidas escribir un libro sobre poemas como te dice Raquel, cuenta conmigo... socios??? :P

Leonard dijo...

siempre me he preguntado si al equivocarnos, y luego pedir perdon; en ese acto de dolor no somos nosotros mismos, ¿por que pedir perdon por dar lo que logramos entregar?, prefiero tan solo dar disculpas.

intenso fragmento y agradables imagenes. cuidate mucho, un abrazo.
suerte^^

María Laura dijo...

CREO QUE DAR TODO, INEXORABLEMENTE TE LLEVA A QUEDARTE CON LAS MANOS VACÍAS.

PEDIR DISCULPAS, NO SIRVE EN EL AMOR, PUES CON AMOR, NO DEBE EXISTIR EL AGRAVIO,

BESOTES,

luna*azul dijo...

Uuuuuuuuuuuuufffffffffffffffffffffffff. nada que decir. un abrazo

Esther dijo...

Buen lindo tu BLOG!!!

Te dejamos el nuestro para que nos visites!!

http://estherysonya.blogspot.com/

Sdls! ;)

Timoteo Estevez dijo...

wao, la verdad que yo me habia soñado eso... wao.. valentin está super el epitafio... wao...

saqysay dijo...

Te dejo muchos cariños, por tiempo no puedo leer, ni comentar. Cómo es de costumbre...

Besos!

tnf25 dijo...

No es que sea malo quedarse con las manos vacías, sino sentir entre ellas un vacío aun cuando estén juntas…abrazos hermano.