miércoles, 31 de marzo de 2010

Prohibido mezclar “Arroz con mango” …



Cuando “DE” trató de arrastrarme a su laberinto oscuro, me negué a escuchar la voz interior del sentido común que a voces me repetía la cláusula inviolable de que las clases no se mezclan, el enunciado que nunca falla reafirmando el desacierto de cuan prohibido está hacer mezcla de “Arroz con mango” … La lección aprendida estaba y la misma era la antesala de una bofetada por creer que a todas las personas debe dársele el mismo trato o una oportunidad aún cuando las expectativas son inmensas y las probabilidades muy por debajo al cero en el conteo decisivo para aceptar una persona en tu vida. Ahí estaba yo, siendo parte del cóctel sin aderezo, en la misma copa inexorable invadida por el incierto indescriptible de la amargura momentánea. Mi conciencia disfrutaba a ojos cerrados la mejor parte de la historia, la placidez y la satisfacción de sentirme pleno a pesar de haber estado rodeado de mentiras que debía creer inconcientemente por no enviar a plutón su forma estupefacta, ruin y maquiavélica de jugar con los séntimientos ajenos, la mejor jugada de su mundo oscuro donde reinaba moviendo con destreza sus fichas de su “ludopatía perversa”. Al final, me alejé con la frente en alto por la puerta grande.

Lo admito, detesto las personas bipolares, las que no son capaces de sentarse un momento y poner un stop a sus felonías, a su descarado comportamiento hiriente ante todo el que se atraviesa por su vida. Para mi era inconcebible su forma extraña y cambiante de humor, como si su controlador hormonal hubiera venido averiado de nacimiento. Mi compañera de labores MM pregunta insistentemente la razón de mi sentido delirante de buen humor y felicidad sin esforzarme. Muy fácil; por qué hay que andar enojado con todo el mundo todos los días? Nos cuesta mucho mantener la templanza cotidiana sin cambios abismales en nuestra personalidad? No es un secreto a voces la efectividad de la Inteligencia Emocional frente a los millones de neuronas presumidas y alardosas sin tacto alguno que poseen los malhumorados. Yo mantengo mi esencia sin alterarla sin motivo alguno y como método eficaz en mi nueva temporada, he decidido no dejarme provocar por las personas malvadas que les molesta ver en ti una actitud positiva, alegre, entusiasta, optimista … No soporto las personas mal humoradas, esas que se levantan de mal humor sin motivo alguno, que se diferencian de los perros de cacería por tener ropa y usar sus pulgares, pero en lo demás son bestias salvajes sin raciocinio con la angustia y el resentimiento en su espalda. Por qué hay que andar hablándole mal a las personas y con una ira constante en cada palabra pronunciada?

El mundo avanza con pasos vertiginosos y quienes no logran mantener una aceptación en cada uno de los círculos que se desenvuelven, terminan siendo devorados por el rechazo social de una sociedad implacable que busca cada día individuos mas equilibrados, con mejores relaciones humanas, públicas, francas y llenos de humildad. Al final, es cierta la teoría descriptiva de tu personalidad dependiendo del comportamiento y la relación que mantengas con tu familia, con tus allegados y las personas con que comparten contigo un espacio físico y laboral todos los días. En el mundo hay millones de personas con problemas, enfermos, agonizantes, sumergidos en la hambruna, la pobreza extrema y el caos y deciden dar su mejor cara, su mejor sonrisa como parte de lo que tienen en su interior, personas con una gran riqueza en su alma, personas que hacen mas agradable tu vida y la de miles y tantos que salimos a las calles de miseria a batallar con circunstancias exteriores que pondrían de cabeza nuestra existencia si no fuese por la fuerza de voluntad y la alegría interminable que poseen; al cerrar sus ojos todas las noches, duermen con la conciencia tranquila, disfrutando de un eterno presente victorioso, sin complicarle la vida a los demás …

4 comentarios:

Zabeton 2.0 dijo...

Simplemente, para mi fue la leccion de que hasta para ser amigo, hoy se exige bastante. Y lo creo justo.

saludos

saqysay dijo...

Querido, mi estado de ánimo no es el, mejor me siento cansada. Pero eso, no es motivo para pasar a dejar saludos. Lo siento, ésta vez, no leí tu posts. Snif!.

Prometo volver!, te quiero mucho. Que andes bien, por la vida.

tnf25 dijo...

Hermano, que decirte, mas que ahora que te leo me pongo a pensar en si debo de arriesgarme a como dices mezclar Arroz con Mango, o como diría José Alfredo Jiménez “que nos somos iguales dice la gente , que dos seres distintos no se deben querer, que yo soy un canalla y que tu eres decente….”..será que el querer pueda hacernos saltar esas diferencias…dime tu.

Anónimo dijo...

Buen comienzo