martes, 21 de septiembre de 2010

Los Dominicanos intercambiamos todavía espejitos por oro ...


Difícil no incomodarme con el sistema tercermundista que envuelve nuestro país y el descaro inadmisible de la mayoría de empresas dominicanas quienes nos tratan a todos como verdaderos indígenas, como hombres con taparrabos que gruñen nada más y se conforman con los frutos que tiran al suelo los árboles. Varios siglos han pasado desde el encuentro de razas a quienes estúpidos de otros continentes insisten llamarle “descubrimiento” como si nuestros ancestros estuvieron sumergidos en el centro del planeta, de ser así, la teoría de la tierra hueca entonces no sería un mito. Lo cierto es que, aún seguimos cambiando espejitos por oro y si alguna vez pensamos que esta tradición pertenecía sólo a los españoles, debemos ser honestos y admitir cuan hábiles resultaron ser los descendientes de “Enriquillo & Caonabo” para darse cuenta de que este sistema era el idóneo en una jungla con residuos cosmopolita, con turistas y asfalto.

Nada de lo que tiene sello y alardea ser “Popular o Nacional” en República Dominicana sirve, es un verdadero desastre y si alguna vez estas empresas estuvieron en la cima de popularidad por tener buen asentamiento bancario o vender los mejores productos en el supermercado, debemos recordarles que no estamos en la década de los años 90´s donde en la ciudad de los ciegos, los reyes eran cíclopes. Me consta en lo personal ver la cantidad de personas que viajan a otros países para comprarlo todo, aún lo esencial en bodegas de Estados Unidos porque a parte de ahorrarse una gran cantidad de dinero, están seguros en la calidad de sus productos. Debemos procurar cambiar las cosas; y soy de los que piensan que se puede, pero para que esto suceda, cada individuo, cada ciudadano debe defender sus derechos como consumidor y no conformarse con la mediocridad de tantas empresas en nuestro alrededor. Vas a comprar una simple pizza y cuando vas a pedirla tal cual la vez en el exhibidor o la publicidad con desborde de ingredientes, súper grande y apetitosa, resulta que no tienen todos los ingredientes en existencia y fácilmente termines comiéndote un pedazo de harina grotesco de forma circular, con poca salsa y queso derretido habiendo pagado el dinero exacto por lo que anhelabas, pero al final debes conformarte con lo que a ellos les de la gana brindarte. Este sistema está mal, como cuando debes esperar una hora o más literalmente en una fila de un banco esperando que un desgraciado mensajero haga los 125 depósitos de nómina de su empresa o pague todas las cuentas de diferentes departamentos. Nadie dice nada, cuando reclamas tus derechos la gente te mira mal, como si molestaras. Odio la cultura del típico dominicano que te mira mal cuando defiendes tus derechos ante una injusticia y no importa con cuanta altura lo hagas, los demás te condenan como si fueras un extraterrestre, más cuando esto sucede, sin duda alguna, tenemos en frente una partida de indígenas con oro en mano cambiando por espejitos sus derechos que le corresponden como clientes, como usuarios. Pareciera que aún tenemos los grilletes y cadenas puesto en todo el cuerpo y en la mente para dejarnos envolver por el conformismo y la mediocridad.

Me resisto a ser maltratado en cualquier empresa. O que un empleado se instale hablar por teléfono mientras te atiende y no es capaz de pedirte permiso o peor aún cuando te hablan mal. Detesto el sistema de robo de todos los establecimientos del país usando la facturación y venta de productos con cifras de centavos en una nación donde las monedas menor a un peso no circula, no vale, no existen y nadie te va aceptar que pagues con las mismas aún cuando el Banco Central ha manifestado en diferentes ocasiones que no ha sacado de circulación dichas monedas; entonces, por qué el sistema gubernamental y la banca nacional permiten que este sistema siga implantándose en esta jungla? Es acaso una forma descarada de robarnos a todos con emisiones de centavos millones en consumos al mes en cada establecimiento comercial? Acaso los sobrantes de este dinero que nos roban, se deposita en una cuenta para contribuir a disminuir la deuda externa del país? Se invierte en moradas para pingüinos y focas en los polos del planeta? La respuesta es NO. La bofetada más grande en telecomunicaciones la propició en el país una multinacional europea con su buen servicio respetando a sus usuarios y CLARO que estamos mal, muy mal porque al final la competencia cuando tiene buenas normas y respeto a sus usuarios, no negocia ningún interés que beneficie a un cliente ya que nos asiste el derecho de elegir donde queremos comer, comprar, vacacionar, recrearnos, divertirnos y ahorrar porque las alternativas son ilimitadas y las empresas que no son capaces de respetar a sus consumidores, tarde o temprano desaparecen … Ja! y nos quejamos entonces cuando nos dicen indios o colocan en nuestra cédula de identidad electoral este distintivo sin burla alguna (será?) y mientras esto ocurre, cada día más individuos continúan intercambiando sin saber hasta cuando, espejitos por oro…

8 comentarios:

Keseyoke dijo...

Tienes razon Valentin, aqui vivimos como los locos. Falta mucho criterio. Barsa.

Leonard dijo...

Pareces muy molesto; por mi parte, no puedo quejarme; a pesar de que existe ese tipo de injusticia en mi patria, las opciones son amplias, aqui quien no hace valer, quien es, en sus derechos, lo hace simplemente por flojera a la ignorancia.

cuidate mucho.^`

tnf25 dijo...

Te entiendo, lo curioso del tema es que hay quienes aun desean(amos) seguir comprando espejitos…

Aradia dijo...

Hola, donde vallamos hay injusticia.
pero depende de uno superarla.

Visita mi blog hay un premio para ti.

Aneudy A. Payano (Zabeton) dijo...

Culpables? Todo el mundo...hasta yo. Por qué? Como consumidor los dominicanos somos muy permisibles, no pedimos calidad por nuestro dinero y seguimos comprando el arroz en el mismo colmado que me lo vende 3 pesos mas. Seguimos comprando en tiendas de "lujo" que me venden articulos "outlet" de otras tienas extranjeras como si fueran premium...Y nada mas pasa.

Las autoridades no imponen las jodias leyes que solo estan de "lujo" en nuestro pais y cualquier infeliz abre una empresa de productos de 3ra categoria y los ya establecidos, bajan tanto la calidad, para ganar tanto dinero, que al final compramos la misma basura de 3ra categoria, pero mas cara.

tanto consumidores como autoridades (que tambien consumen, pero viajan y los infelices NO) deben ponerse deacuerdo.

Francisca dijo...

Ánimo que latinoamérica es grande!! :) algún día seremos aún mejores :D
Saludos!
Fran

Anónimo dijo...

hey your blog design is very nice, clean and fresh and with updated content, make people feel peace and I always enjoy browsing your site.

- Murk

saqysay dijo...

Toda la razón querido!!
Basta Ya!! de tantos abusos. Si bien es cierto, odio cuando las personas gritan y defienden sus derechos. Encuentro que ellos poseen la fuerza, para imponer lo que creen que es correcto. Yo en cambio, guardo silencio y evito el mal rato.
Creo que no, en tu país, sucede. Esto es, a nivel mundial. Con el tiempo vamos a desaparecer, en un mundo gobernado por las Transnacionales.

Besos, cariños que estés bien!!