domingo, 11 de marzo de 2012

ADN: Villanos ...


Quien de nosotros no ha tenido cerca un verdugo que muchas veces ha tirado por el piso nuestros sueños o ha vuelto miserable nuestra existencia? Me preguntaba mientras escuchaba la pasada semana la “increíble” historia de mi pariente “HM”  una historia singular y a la vez repetitiva en todo el mundo, la que conlleva recoger los pocos pedazos que alguien te ha dejado en el pecho con pocas o casi ninguna oportunidad de amar nuevamente. Yo, creo más en los divorcios que en el amor y muchas veces he llegado a pensar que algunas relaciones (por el desenvolvimiento de la misma) tienen tiempo limitado y extenderla más allá de una simple convivencia o utilizar a los “hijos como escudo” para proteger un matrimonio fallido es sin duda alguna, un acto de cobardía donde al final las secuelas emocionales de alguien en la relación o los mismos hijos, saldrán lastimados.

No es cuestión de juzgar a nadie, tampoco amerita literalmente ponerse en los zapatos de alguien para comprender una situación trivial donde el sentido común te dice como actuar. Cada quien tiene una historia que contar, cada quien encierra una verdad que ante los ojos de la gente que nos ve a diario no es tan convincente a simple vista, pareciera que la decisión de ser feliz (para algunas personas) requiere la “aprobación social”. Las personas no se vuelven de hierro, frívolas, amargadas, obstinadas, sufridas o miserables sin razón alguna. Hay heridas que no cicatrizan fácilmente … los villanos más  repugnante de nuestro entorno tienen también historias que contar y aunque sus razones no siempre son aceptadas como excusas validas para romper corazones y amargar la existencia de los que tienen a su alrededor, han tenido en su interior algún índice de bondad. O quizás no. Alguien le preguntó al “Guasón, a Judas, a Adolfo Hitler, a Nerón, a Jack el destripador, a la santa inquisición, a Cristóbal Colón a Drácula,  a Herodes o a Fidel Castro” las razones de su inmensa maldad? Pero, aunque buscaran argumentos para expresar sus bochornos y atroces actos, todos le veríamos como ACCIONES INJUSTIFICABLES!

Injustificables, inaceptables e imperdonables vemos también las acciones de las personas que nos rodean, con las que tenemos vínculos o establecemos una relación de amistad o sentimental y a cambio nos propician heridas días tras día. Los villanos que antes mencioné fueron y son de carne y hueso, personas reales con licencias para matar, violar el privilegio de la vida y llevar la misma a los confines más bajos del sufrimiento.

Qué sucede cuando el índice de maldad es tan elevado en las personas? No requieren acaso la ayuda de profesionales de la conducta o vivir los mismos aislados literalmente de toda convivencia humana para no contaminar a los demás con su maldad excesiva? Nadie elige a conciencia al verdugo que terminará cortándote la cabeza o rompiendo tu corazón si sabes que esta persona es incuestionablemente malvada … o sí? Acaso no es la necedad humana la madre de los infortunios? No fue el mismo “libre albedrío” quien nos dio la capacidad de elegir en la vida cosas que otros no harían por ti? Decidir a quien amar o dejar de hacerlo es una decisión MUY PERSONAL y sólo tú decides si continuas adelante con tu vida sanando las heridas, perdonando y cambiando el horizonte y hasta el perfil en quien depositarás tus sentimientos. No permitas que esos villanos disfrazados de ángeles roben tu esencia y te conviertan en una persona que se resiste a vivir con optimismo, a no creer en las cosas buenas de la vida, en personas que si saben valorar cada acción buena que tienes y de seguro, en cada amanecer se resisten a ver el punto negro sobre el lienzo blanco … Observa, abre tus ojos y mira mucho más allá de tus pupilas.

3 comentarios:

Cristina dijo...

Siempre muy reflexivas tus entradas, bello leerte.
Preciosa imágen, abrazos miles.

Leonard dijo...

elegir a quien amar o dejar de hacerlo...extraño?..hmm, es una palabra tan difícil de definir, que como uso practico, prefiero decirla como un "enamora----miento", tal cual, separada, buscando unirse poco a poco a medida que observas un poco mas del rostro de esa persona.
Una reflexión que agradezco.
Cuídate, un abrazo.^^

Jax dijo...

Mmmmm hasta me inspiraste a escribir un post al respecto, el cual yo titularia algo asi como : Confesiones de un villano...

Por que SI, digamos que en mi circulo de personal y laboral el villano de la historia soy yo,,,y mayormente creo que se debe a mi bruta honestidad en donde no filtro, no mido palabras y digo lo que pienso sin importarme muchas veces las consecuencias, pero teniendo los "cojones" de afrontarlas sin importar cuales sean.

Hacer dano a otro? Mmm no de gratis, pero si digamos que "justificable" si me estoy cobrando algo que ya me hayan hecho previamente...Si hay lagrimas como producto de ello, es un plus.

Ahora bien, tambien tengo una historia que contar, no llegue a este grado por amor al arte,,jejeje,,,claro, tampoco soy el hijo menor de la bestia, pero digamos que en la mayoria de los casos no me tiembla el pulso a la hora de tomar cualquier decision...

Excelente post, como siempre MAGISTRAL.