viernes, 2 de marzo de 2012

Reflexión: El monstruo en que nos convierte la baja autoestima ...


Lo más terrible, imperdonable y penoso es un hombre con una “baja autoestima” … Mi amigo “GT” es el prototipo de hombre con  rasgo atlético  envidiable y un físico parecido al típico galán de telenovelas. Ostentando la época dorada de sus 25, es el “don Juan” de las mujeres. Cuando apenas había alcanzado los 20 años, sus “novias o aventuras amorosas” eran exclusivamente modelos o presentadoras de televisión. Quizás era su fijación momentánea o hasta cierto punto inmadurez lo que le llevaba a seguir un patrón establecido a la hora de seleccionar sus relaciones de pareja.

El por supuesto, era vanagloriado por todos en su círculo por dedicarse a coleccionar como estampillas en su pasado amoroso una gran cantidad de modelos y chicas con una belleza más que superficial, conocida por todos en diferentes medios y la crónica rosa. Era como si en su interior se sintiera con cierto “aire de grandeza” por decirlo así ante quienes aplaudían su comportamiento, como cuando vas a un estadio a contemplar un partido de béisbol y aplaudes cada vez que tu equipo anota una carrera o saca de circulación a un jugador.  Aunque, quien se dedica a jugar con corazones, es probable que termine con el suyo roto o con un agujero negro en el pecho insensible.

La “suerte de la vida” es ocasionalmente ambigua y traicionera. Justo cuando se enamoró de una joven que tenía todas las cualidades profesionales que demandaba su necedad, esta le dio una patada por el trasero y literalmente le dejó con el corazón hecho trizas, al darse cuenta que sólo era para él un juguete, una aventura, una obsesión. Luego de esta etapa fatídica donde parecía no tener nuevas oportunidades y victimas dentro de este circulo vicioso en el cual se había encerrado, disfrutando de su “soltería forzada” nos confesó una vez que él prefería salir con mujeres sumamente hermosas y hasta cierto punto famosas para que a él también pudieran mirarlo y no ser “el típico individuo que pasa desapercibido” a cualquier lugar que va. Era insólito escuchar esta “vergonzosa noticia” que sin duda alguna dejaba al descubierto su BAJA AUTOESTIMA y ahí cabe citar el dicho popular que cita: “Cuando no logras vencer tus demonios, estos terminan derrotándote” … Ahí estaba “GT”, derrotado, consumido por los fantasmas de su álter ego. Por el momento, tenía pocas opciones y retomar su pasado oscuro no era por supuesto la mejor decisión a tomar.

Luego de afrontar su soltería de casi dos años, decidió establecer una relación sentimental con una joven a la que todos teníamos curiosidad por conocer, tomando en cuenta que había “despreciado” (por decirlo así) una gran cantidad de candidatas (y amigas mías también) quienes sin pensarlo dos veces, le jurarían “amor eterno”. El tan esperado día llegó sin aviso y con tiempo de sobra para dejarnos a todos perplejos al ver su novia actual, una chica tan, pero tan común, ordinaria, desaliñada y súper fea. (y dejémonos de mentirnos a nosotros mismos, la belleza no es relativa carajos, hay cosas que son feas sin importar los ojos que le contemplen)  sin agregarle su cara llena de acné y los lentes miopes que usa. (disculpándome con cualquier persona que pueda sentirse mal por este comentario)... Entonces me pregunto: No es acaso la auto estima la que garantiza una buena y sana relación de pareja? Si no te sientes a gusto contigo mismo, con tu cuerpo, con quien eres, vivirás haciendo daño a los demás. Era acaso esta joven la pareja ideal o acaso su poca cordura le había llevado al extremo para ser él el centro de atención y lograr miradas donde quiera que fuese? O había despertado su conciencia buscando en alguien algo más que una apariencia física o un estatus social? No lo se, de lo que si estoy seguro es que el ser humano es tan complejo, a veces tan impredecible y se convierte en un desastre y alguien desalmado cuando no es transparente ni se acepta a si mismo tal cual es …


 

3 comentarios:

Cristina dijo...

Muy buena tu publicación, me encantan las imágen que seleccionás para tus entradas.
Abrazos mil, mil abrazos.

Charlie dijo...

no soporto a los superficiales
raspas un poquito y no hay nada

y me parecen bonitos los lentes grandes :)


pero también creo que todos tenemos defectos, uno, o dos (algunos mas), condicionando, nadie es del todo lindo, por eso no entiendo a los galanes que se creen perfectos :P dame un rato y le descubro su talón de aquiles! xD

esas fotos son wow :O ...de que estabamos hablando?? ya me olvide

jaja!


un abrazo!
:)

Massy dijo...

Dejando un beso por aca, se te extraña muñeco...como siempre das en el clavo con cada una de tus letras.

un abrazo