domingo, 14 de octubre de 2007

Caja de Pandora...




























Ayer abrí mi caja de Pandora, desempolvé las cosas que guardé por mucho tiempo.

Me olvidé por un instante de casi todo, del trabajo, de la rutina, de andar con prisa. Dicen por ahí que el egoísmo es una de las peores cualidades que puede tener un ser humano, estoy totalmente de acuerdo.

Las personas somos como los astros en el firmamento, como las estrellas, todas tienen su brillo particular, unas más que otras, pero todas lo tienen. En nuestra vida cotidiana, nos encontramos y nos encontraremos con personas que opacan ese brillo particular de nosotros, porque su necedad es persistente y perturbadora.

Las personas necias, grises, mediocres y opresoras usan su poder, su mandato, su falta de tacto y empatía para hacer sucumbir a los débiles; que por cierto, si estos no existieran, estoy muy seguro que los fuertes estuvieran al mismo nivel.

No permitas que nadie invada tu espacio, ni te acose haciéndote sentir miserable.

No dejes que tus sentimientos sean tirados al drenaje como si tu vida le perteneciera a otra persona. Mucho traté de entender el verdadero significado de la felicidad.

Hoy estoy en paz, no tengo nada y lo tengo todo. Custodio esa paz y no escucho a las personas necias, no me dejo oprimir por nadie, me fortalezco de las vivencias ajenas y aprendo de mis tropiezos.

La vida es más sencilla de lo que aveces imaginamos.

Converso a diario con mis sentimientos y no doy cabida a la negligencia, actúo prudentemente y con prioridades, pues entiendo que para muchos, la vida es una sucesión de “ahoras” urgente… entonces: te dejas arrastrar por esa filosofía imperante y terminas viviendo una vida llena de estrés y cansancio.

Olvídate alguna vez de todo lo que te agobia. Date la oportunidad de ir de vacaciones al lugar que siempre has querido, visitar a un amigo o pariente lejano, ir a la montaña, al campo, a la playa, donde quieras. Sigue tus sueños y realízalos, aveces pensamos que la felicidad es un hilo que cuelga de los dedos de otras personas, pero no es así.

Siempre ten un norte en tu vida, se positivo, ponte cada año una meta la cual puedas lograr. Los sueños comienzan a hacerse realidad cuando los visualizas, cuando eres objetivo, cuando eres positivo, cuando ayudas a los necesitados.

Recuerda que el trabajo constante y perseverante ayuda a forjar metas. Piensa en Terry Fox cuando quieras desfallecer, en la madre Teresa de Calcuta y en Lady Di, quienes poseían corazones rebosantes de generosidad.

Nunca dejes de soñar, aunque ese sueño sea una realidad paralela.

Cualquier oportunidad para escapar de la infelicidad es válida para sonrieir.

No hay comentarios: