lunes, 19 de noviembre de 2007

Optimismo


Me perdí en ese atardecer y comprendí que era tiempo de volver, tiempo de regresar de ese viaje interno en donde me encontraba sumergido. Ayer me agobiaban tantas cosas que no escuché mis pasos al caminar.

Volví a reencontrarme con mi reflejo inmerso en ese cielo azul y aguas color oro. Allí estaba bañado de paciencia. Ayer sólo reí… me olvidé de todo y comprendí que vivir es mucho más que respirar.

Me recosté en la soledad dentro de una multitud que reía, volví a comprender de nuevo que hay que hacer una pausa en los momentos en que nuestra cordura transita por situaciones paralelas a nuestra realidad.

Mi optimismo se desbordaba y aclaraba todo en mi mente. Si la felicidad es cuestión de pequeños instantes, trataría de duplicar los mismos, para encontrar una vida placentera.

No hay comentarios: