viernes, 8 de mayo de 2009

"Periodistas o muertos de hambre" ????


“Señorita, bienvenida a nuestra actividad, pase y sírvase de todo, hay que comer” fueron las palabras de una anfitriona a una de las corresponsales y compañera de labores cuando esta fue a cubrir un evento social al que habíamos sido invitados. Ella procedió a llamarme al celular un poco indignada ante el trato recibido que le molestó (y con toda razón)… Yo le dije que hiciera su trabajo sin pesar alguno y que al día siguiente le explicaría la etiqueta que tenían algunos periodistas “rastreros”, con mala reputación en el medio y que estaban desacreditados ante un bocadillo, perdiendo los estribos de tal manera que en muchos lugares le tienen sobre nombres tan horrorosos que prefiero ahorrármelos.

Desde cuando un tartar de salmón, un coctel de camarones, un brownie a la moda, unas costillas de cordero o un Martini hacen que alguien pierda la credibilidad ante los demás? Parecemos muertos de hambre literalmente cuando un banquete nos hace alarde de probar las muelas de cangrejo sin cascarón empanizadas y cubierta de salsa a la pimienta verde? O por el contrario, dejamos que algún compañero de trabajo pierda la cordura catapultando nuestra pulcritud en aserrín o tire al piso el nombre de la empresa que representamos al realizar un trabajo digno? Puedo asegurarles que en este pequeño mosaico hay tantos periodistas desacreditados por un simple bocadillo que les costará reencarnar y volver a nacer al menos 4 veces más para limpiar su imagen. Vergüenza ajena siento cuando estoy en una actividad (que por cierto, difícilmente asista alguna de estas) y veo como tratan a los colegas cuando están realizando sus entrevistas, fotografías y anotaciones. Puedo decirlo a boca llena: Conmigo no trabaja nadie que no sea capaz de mantener la cordura y comportarse frente a un ambiente en el que todos saldríamos embarrados si alguien mete la pata.
Puedo sostener que hay muchos periodistas serios, respetuosos, pulcros e intachables en los diferentes medios de comunicación del país, pero hay tantos descarados que van a las actividades sociales hacer despliegue de picnic. Pero, cuando eres tan permisivo, las cosas se salen de control, ocasionalmente es un chofer, un camarógrafo o fotógrafo que anda de atrevido, atiborrado de comida y tienes que quitarle las capas de un plato para verle la cara … Por Dios? Hasta cuando? Es tiempo de lavarnos la imagen de periodistas lambones que tienen en el medio de quienes cubren sociales, de quienes están en todas partes como paparazzi o arrastran con toda la familia cuando son invitados a un hotel llevando hasta la abuelita. Yo siempre digo que cuando estás en todas las actividades o cubres todo, caes en la mediocridad porque no te das importancia cubriendo las cosas que en verdad son el blanco de tu producto.

Mi trabajo me da la oportunidad de conocer lo que muchos dirían “La Dolce Vita”, más sin embargo, no bailo en todas las fiestas, no ando en cobertura de actividades sociales ni asisto a todas las invitaciones. Cuando creces sin fantasmas sin importar que vengas de una familia adinerada o humilde, difícilmente algo pueda llenarte los ojos. En mi trabajo, soy el único que pueden mandar a Pekín sólo hacer mi función sin requerimiento de un informe laboral o que anden cuestionando tu comportamiento; siento lástima ante la plaga periodística que arrasa con los grandes banquetes en los eventos, en las actividades.


Hay una leyenda urbana que afirma que una periodista con más de 20 años en ejercicio de sus funciones, asiste a cada invitación con un gran bolso en donde procede echar todas las picaderas y fritangas posible, imagino que tendrá un servicio de catering y refuerza sus pedidos en cada actividad. Pero, que tal esos que se auto invitan a los lugares? O que ubican en el periódico la agenda del día para siempre estar en el medio? Hablo en serio cuando sostengo que debe imperar un cambio disciplinario para quienes hacen buena labor periodística, decirle fuera a los mediocres y a esos que desacreditan la imagen de un medio con muchos años en el servicio de sus funciones, sin importar que sea el mejor chofer de la ciudad, el fotógrafo que incluya cirugía plástica instantánea en sus fotos o el camarógrafo que mejor ángulo capte en las personas, decirles: “hasta aquí te trajo el barco, desmóntate” … terminantemente, creo que quienes toman este oficio como chercha o tienen revistas o columnas para andar de fiesta en fiesta, dando show borrachos, perdiendo la compostura o comiendo como cerdos en cocteles, se cubren con un manto de mediocridad, nadie los toma en serio y al final la tinta barata de sus impresos, los desecha en el zafacón que este siglo coloca a las personas falsas, sin tacto y poca o ninguna profesionalidad. ... "Al final, por unos, pagan todos"

12 comentarios:

Julio H. Mella dijo...

sabe que esto me da mucha pena porque por uno pagamos todos, en parte la culpa de esto lo tienen sus jefes, me imagino que estas malas noticias llegan a sus oídos y estos tienen que llamarlo a capitulo, si no pa fuera, usted siempre da en el clavo palante compa se cuida y el zapato al que le silva

Cyd dijo...

Valentin como estás, acabo de postear una noticia sobre un joven que dice ser hijo ilegítimo de Leonel Fernandez. Talvez ya conozcas la noticia, de lo contrario ya sabes donde encontrarla.

ainhoa dijo...

Ufff no sabia yo que estas cosas pasaban con los periodistas, ¿que verguenza no?....
La verdad es que gente mediocre hay en todas las profesiones y da mucha rabia que le salpiquen a uno la mala fama de otros....
Un besazo.

Noumi dijo...

En casos como estos, el asunto es relativo, pues todo depende de las costumbres del periodista. Depende de que tan eficiente sea en el trabajo, tambien de si la comida en los evento represente un papel primordial para ellos, pero al final de todo, un bocadillo, sin pasar de los limites ni perder la etica, no cae tan mal ^^ .
Saludos!!

DomConde dijo...

a mi me dio hambre ahora :P

Mandy dijo...

Saludos!
Estoy deacuerdo contigo, existen una clase de periodistas que solo van a comer y olvidan totalmente su trabajo. Eso va relacionado conla costumbre y la crianza del individuo.

Artemisa dijo...

Hola Valentín!!

Siento que por unos pocos maleducados... tenga mala fama un medio de comunicación... y lo terminen pagando todos... pero eso pasa en todos los trabajos.
Me alegro mucho de que tu seas diferente y tengas muy claro el correcto comportamiento en tu trabajo y siempre...
Mucha suerte en esa larga lucha contra los mediocres.

Besos llenos de cariño :)

Amanecer dijo...

Por desgracia, hay quienes no son profesionales, y como decimos en mi paìs, enseñan el cobre, muy ràpido, pero recuerda que en esta vida, hay todo tipo de personas.

Buen inicio de semana Valentìn!!
Besos y muchos màs.

Alejandro Ernesto Pravia Álvarez dijo...

Muertos de hambre? jaja xD mentira! saludos!

Artemisia dijo...

felizmente yo no soy periodista :).. pero siempre va a ser asi en todo, justos pagan porp ecadores, que se hace,, paciencia .

salu2..

Ana Gloria dijo...

Amigo lindo y bello, revise su correo (el que tienes aquí en el perfil), te mandé la invitación para Pando y la peli, besitos.-

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Es muy difícil el medio donde tú te mueves, yo no conozco mucho ese mundo tan fashion de periodistas y medios de comunicación, pero si sé que es un mundo muy competitivo y algo superficial.

Hay que ser excelentes en todos nuestros trabajos por más humildes o sofisticados que estos sean y estar a la altura de cada uno de ellos, para valorizar nuestras profesiones.

Unos pocos pueden destruir una buena imagen de algún colectivo.
Saludos