jueves, 22 de octubre de 2009

Detective sin rastros ...



Todos dejamos residuos bajo las circunstancias que cubren el manto de nuestras razones ocasionalmente inciertas, místicas o secretas de una complejidad absurda al menos para quien sabe leer entre líneas… Ahí estaba yo, armando el inverosímil rompe cabeza de cartón satinado que tenía sobre el piso, parecido al tablero de ajedrez dejado al azar por sus contrincantes hasta que en un encuentro, el próximo jugador simplemente diera el jaque mate sin esfuerzo alguno. Mi percepción detectivesca, la mejor hora de la madrugada y algún libreto con poca premura llevaron mi sospecha al borde del veredicto sin apelación; iría a la cama sin proponerme dormir horas extras y con esa sensación incierta ante la respuesta de eventualidades pasadas, ajena, esa que salpicaba mi pensamiento lógico, razonable y me posicionaba al borde del sentido común como el eco de una voz en la montaña dentro de mi conciente despierto. Hasta que punto nos quedamos atrapados en un capricho o una historia pasada?

Ese juego complicado con tablero monocromático nos impulsa a veces ocupar una posición diferente y asumir un reto con cada jugador. Pero, nuestra mejor defensa la hacemos asumiendo la posición de rey o siendo un simple peón que protege las piezas principales de esta trifulca? No es cruel acaso tener menor rango del que has ostentado toda tu vida? Nos invade el miedo de dar un salto a lo desconocido o las pocas ganas echan a volar la oportunidad de ser feliz al lado de otra persona? Ese tiempo que solicitamos para poner en orden las ideas y tratar de salvar una relación, es acaso la manera correcta de terminar un idilio o entramos en pánico poniéndonos a la defensiva para no asumir con toda certeza el rompimiento en una relación? Nos mentimos a nosotros mismos cuando en un momento cualquiera el subconsciente y la añoranza nos arrojan a los brazos de nuestra ex relación? Necesitamos una coartada para camuflajear los sentimientos escondidos mientras alguien escucha del otro lado los comentarios al viento con carcajada y residuos de un tal vez, donde hacen más fácil desistir en ese momento al ideal pensado por largos días?

Me fui a la cama sin anhelar siquiera tener la respuesta frente a las interrogantes que quizás no encontraría. Cuando las pistas estaban todas reunidas en un mismo expediente y cuando ese rastro hace evidente un sentimiento sincero, te conviertes en detective de tu propia sombra. Por el momento, regalándole una canción a la melancolía que sentía sin abrazarla por la confusión transitoria, sin dejar escapar el humo indecente de un puro a media noche, sellando en silencio las palabras marchitas, escuchando la vitrola imaginaria desgastar la voz de Cerati en un escenario inconcluso ajeno, cerraba la puerta para extasiar en brazos de morfeo mi optimismo a fuerza de voluntad por quien sabe cuantos días…

 




9 comentarios:

Karlita dijo...

Cielos....vivir en al aferración derrepente se nos vuelve costumbre y por estar entercados por lo imposible no nos damos cuenta que estamos dejando ir lo posible.

besos!!!

Karlita dijo...

Cielos....vivir en al aferración derrepente se nos vuelve costumbre y por estar entercados por lo imposible no nos damos cuenta que estamos dejando ir lo posible.

besos!!!

Terapia de piso dijo...

Valentín porque a veces nos convertimos en nuestros propios espías.

Pero tienes que estar claro que puedes encontrarte con lo inesperado, con lo quizás jamás pensaste...

Un abrazote.

José Roberto Coppola

tnf25 dijo...

Te entiendo, sin embrago no comparto tanta persecución, pero es la voz de quien no toma rehenes de quien la mejor jugada que conoce al ajedrez es la revancha siciliana que aprendió de Mafalda….y por raro que parezca no todo crimen merece castigo, y si me equivoco en eso , ten en cuenta también que de nada sirve un castigo sin arrepentimiento.

saludos!

saqysay dijo...

Soy una convencida que la vida es un juego, en dónde a veces se pierde otras se gana, en experiencias... Pero no deja de ser un juego, que comenzamos todos los días, con nuevos desafíos....

En nuestra sociedad todos tenemos posiciones de peones, en dónde nos evalúan fisícamente y psicológica.
Más allá si tenemos aptitudes o no. Eso es en la parte personal, ahora si nos vamos a la parte sentimental... Ufs!! - qué complicado -
Comenzamos con la famosa y nunca bien ponderada conquista, dónde mostramos nuestra mejor carta de presentación, que más tarde - sino actuamos correctamente - nos jugará una mala pasada...
Jugamos sucio, peligroso. Pero nos hace sentir bien...

Abrazos, complicados en la salud!!

saqysay dijo...

Mi querido Valentín, iba a dejar mi voto. Pero no te encontré. Podrías decirme como se llama el blog, con el cuál estas participando...

Gracias!!

Massy dijo...

Siempre tendremos esas interrogantes, que muchas veces nunca, tienen la respuesta quizas correcta o quizas que querramos escuchar....y comparto lo que dice arriba Jose, nos volvemos a veces nuestros propios espias,encerrandonos a largas horas de interrogativos, aunque no sea con la habitacion a oscuras y la lampara directamente a los ojos...pero ahi estamos haciendo una y mil preguntas, que como dije y vuelvo y repito, no siempre tienen una respuesta.

Un besote muñeco!! te quierooo!!

Mr. Funester dijo...

Me encanto este post, por que siempre tengo muchas interogates, en mi dia a dia, y se que con el paso de los años apareceran mas, por que mientras estemos vivos, esto seguira sucediendo.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

A pesar de toda la complicación que a veces nosotros mismos hacemos en el juego de la vida, en algún momento y en algún lugar de pronto podemos hacer jaque mate y ganamos la partida, lo importante es jugar y en ese jugar maduramos y podemos avanzar hasta por encima del propio rey o reina.

Hagamos la jugada de nuestras vidas. Ya que si lo intentamos, al pasar los años nos podríamos arrepentir de no haberlo por lo menos intentado.
Saludos