lunes, 21 de junio de 2010

Proceso Evolutivo de la Complejidad Femenina


Si nosotros amamos a las cabronas, a quienes entonces aman las mujeres? Era el debate de madrugada mientras compartía con JR el dilema universal de entendimiento convivencia versus relaciones sentimentales que afrontan hoy día en pleno siglo XXI hombres y mujeres sin establecer un mutuo acuerdo donde haya un patrón de conducta al cual respondamos con cierta facilidad para sin ser predecibles, ser un poco menos complejos. Creo que las mujeres han avanzado más en el ritual del cortejo estableciendo una marca cada día más complicada en el arte de la cacería dejando de ser las presas y convirtiéndose en verdaderas cazadoras de las debilidades del género masculino. El hombre troglodita o cavernícola, usaba como cortejo perseguir a su pretendiente por varias horas hasta literalmente cazarla con un garrote, tirarla del pelo, arrastrarla hasta su guarida y convertirla en su esposa? o algo parecido. Al principio, era lo más placentero, sobre todo para quienes asomaban sus cabezas por las cercanías donde el “macho” hacía alarde de su fuerza bruta, cual chimpancé, probablemente gruñendo y estableciendo su perímetro. Con el paso de los años, las mujeres fueron dándose cuenta que esta hazaña no era tan graciosa, tomando en cuenta que no había un maratón que premiara a la que más corriera cuesta arriba para no dejarse atrapar, muchas terminaban con fracturas y las más perezosas con menos pretendientes. Seguramente las mujeres de este tiempo eran de piernas exuberantes, delgadas y con cuerpos atléticos.

Nuestro proceso de domesticación comenzó justo en el momento que las mismas se dieron cuenta de lo agotador que era esta faena donde el ritual de iniciación de cada joven era salir a la cima de la montaña hacer piruetas hasta dejarse ver y llamar la atención más que la caza de un mamut o un dinosaurio. Pero cierto día las cosas cambiaron cuando se dieron cuenta que era más fácil lograr nuestros deseos por medio del arte de la seducción y los papeles se invirtieron, surgió un hombre más comprensivo y una mujer más “manipuladora” logrando imponer su sello y defendiendo su derecho a ser cortejada con detalles más halagadores, como pieles de leopardos, accesorios de marfil y mascotas salvajes para indicar su interés o enamoramiento hacia las féminas; ahí quedó erradicado en su mayoría la especie machista – agresivo – golpeador y los pocos que se negaron a cumplir con tal mandato en los alrededores de la tierra volcánica, con hielo y glaciares, emigraron a otras tierras como “México, América Latina y el caribe” prevaleciendo hasta el día de hoy los vestigios ancestrales del hombre de las cavernas indomesticado y algunas mujeres llevando en su cara los moretones de estos salvajes gorilas.

Al final, fuera de nuestras demandas y la confrontación de quien sostiene la delantera en el proceso evolutivo, aparecen dos mujeres no tan agraciadas por la madre naturaleza, pero sus habilidades para manipular, aparte de envolverse de pies a cabeza con toda cosa que pudiera facilitarle más lozanía, elegancia y bronceado perfecto a su piel, fue valido para dejar bien claro que, a la hora de poner el mundo a sus pies, sólo tienen que ejercer su oficio, estoy refiriéndome a Nefertiti & Cleopatra, quienes institucionalizaron la vanidad entre las mujeres con estereotipos marcados más allá del maquillaje, tratamientos de spa y cirugías plástica. Desde ese entonces, el hombre nunca pudo tener suficiente dinero para complacer los caprichos de las mismas quienes ya no consideraban atractivas las pieles, las mascotas ni dientes de elefantes; ahora bien, se dedicaron a otras facetas lucrativas y que al final terminan siendo exhibidas en sus cuellos, dedos y orejas: “la minería” y aprendieron a ver los metales con otra perspectiva, los hombres la usaban como armas, monedas y armadura, ellas fueron más visionarias y decidieron lucir el oro, las piedras preciosas, las perlas y con el descubrimiento del caucho, inventaron las tarjetas de crédito para facilitarles la vida haciendo más ligero sus bolsos por las noches en fiestas y puedas cubrirles sus antojos … al final, es el precio a pagar por querer relucir dentro de las especies animales con un cortejo inusual, y vaya que ahora entiendo por qué desaparecieron los dinosaurios sobre la faz de la tierra. Al menos nosotros seguimos amando las femme fatales y ellas sin importar que ocasionalmente tengan que besar sapos, o poner en remojo a “príncipes azules falsos”, llevan la delantera en el proceso evolutivo de la humanidad …

9 comentarios:

LaEsenciA De DulcineaMalvada dijo...

Vaya, que resumen más complejo... me has dejado fria, ¡que lo sepas!

He notado la ausencia de sentimientos en todo el escrito...
Solo leo a unos hombres calenturientos y a unas mujeres materialistas...

Nunca hay pasión?... No lo creo!

Loren dijo...

"surgió un hombre más comprensivo y una mujer más “manipuladora” logrando imponer su sello y defendiendo su derecho a ser cortejada con detalles más halagadores"

Esta parte me ha encantado¡¡¡¡ Genial tu entrada¡¡¡

Dulciblue dijo...

Una evolución que va destruyendo en silencio a la humanidad.

La mújer es el espejo de la familia, el hombre la sigue, los hijos la obedecen.Tiene en su poder innumerables dones pero la misma evolución de la sociedad moderna ha ido desvirtuando el verdadero rol de la mújer y por eso existen tantos hijos abandonados en los brazos de las niñeras comunicativas como el internet, la radio y l televisión.

Mujer que en su eterna busqueda de la perfección muchas veces se deja atar por los lazos de la vanidad y en su ultimo tiempo del dia mientras los niños esperan la llegada de su madre, ella se esculpe en un gimnacio.

No digo que cuidarse esta mal pero pienso que todo debe hacerce tratando de mantener un equlibrio pues verdaderamente y es lo que abunda, la evolucion de la sociedad nos quiere llevar al caos.

besoss

saqysay dijo...

Comparto algunas palabra con el comentario anterior, esto de la evolución(que si, se hace en la justa medida, no debería haber problema). Pero cuando se excede, caemos en lo más bajo.

Gran parte de culpa la tiene el mercado, realizando prendas sólo para mujeres delgadas, con ciertas medidas. Hay que reconocer, que a varios hombres les gusta las mujeres producidas. Según ellos las hacen mas femeninas.

Hoy en día, la familia paso a segundo plano, los hijos no representan el fruto de esa relación. Tal parece, que llegan por incidente. En muchos casos dejando valores y principio a la voluntad de Dios. Ahí, está el reflejo de la sociedad actual.

Todo en su justa medida, sin olvidar que frente a todo somos personas...

Cariños,eternos!!

Sherezada dijo...

hola!
me parece un tema bastante complejo, en mi opinion mostraste solo una parte, no creo que el cortejo se base solo en el materialismo, mas bien en el hecho de sentir ese interes...
saludos!

poemas de mi alma dijo...

holaa Valentin...tienes un premio en mi blog,puedes pasar por mi casa cuando gustes a recojerlo...un beso muy grande desde Cadiz

Zabeton 2.0 dijo...

Me imaginé el garrotazo y me dio pena. O sea, Sin duda las mujeres han evolucionado mucho en algo bien bonito. Lo malo es que cada día se parecen más a nosotros. Eso es peligroso.

saludos

KKINNA dijo...

tan solo decir k entre por casualidad, y a partir de este momento k t he leido...me tendras ahi....un saludo.

zuleymamangandi dijo...

waoooo.... q barbarooo...q manera de hablar respecto a nosotras... me has dejado perpleja... aun nose q decir al repecto!!! ;(