martes, 7 de septiembre de 2010

ADN: Complejidades del ser humano ...



La pasada semana una de mis colaboradoras de proyecto no se presentó a su labor semanal y previamente se comunicó conmigo para hacerme saber el motivo de su ausencia. Justo cuando pensaba que habíamos avanzado como especie y nuestras mentes habían trascendido por encima de nuestros pulgares en el proceso evolutivo de la raza humana, me di cuenta que no. Uno de sus pacientes, a quien seguía muy de cerca en sus terapias y ayuda psicológica, se suicidó. Ella por su lado, sintió que su trabajo no había dado resultados; sin embargo, como forma de hacerle ver cuan excelente es como profesional, le reiteré lo complejo que es el ser humano y la cantidad de demonios internos que posee cada quien. Los miedos, las inseguridades y la falta de comunicación efectiva llevan al colapso cuando los extremos no presentan alternativas coherentes para garantizar la solución ante un conflicto. Todos deseamos de una forma u otra sentirnos plenos, realizados, con un alto grado de afecto por parte de las personas que nos interesan y en el plano sentimental. Pero, hasta que punto puede garantizarse esto con eficiencia? Cuáles cosas demandamos de las personas que amamos? Nos entregamos a medias o vivimos con las máscaras puestas para camuflajearnos entre la multitud? Qué tan transparentes somos con nosotros mismos? Buscamos en alguien la carencia emocional interna o decidimos jugar en un tablero de ajedrez con los sentimientos ajenos? Acaso el sexo desplaza el afecto o es un arma de doble filo cuando no se comparten situaciones que involucran emociones? Estas dispuesto a convivir con todos los fantasmas de esa persona o renunciarás al menor tiempo posible para no negociar tu libertad? El ser humano presenta una complejidad emocionante, sorprendente y ambigua aún cuando las situaciones de nuestro entorno demandan «más calidad» en cada relación sostenida.

La guerra emocional del siglo se ha desatado porque nadie quiere vencer sus demonios internos. Entonces me pregunto: para que carajos existen la fuerza de voluntad y la fe? Parece más fácil encerrarse en una burbuja y esconderse; por eso sostengo la idea de que, cuando te relacionas con alguien de manera muy intima y deseas establecer lazos de convivencia y conocer esta persona, tienes por supuesto que sumergirte dentro del laberinto oscuro que encierra en su interior, conocer su caja de Pandora y saber cuales fantasmas han hecho cimientos en su alma, de lo contrario, nunca podrás conocer la esencia de ésta. Es imposible regresar al pasado y cambiar una acción determinada, pero si es razonable crear conciencia del presente y decidir nuestro futuro. Es absurdo demandar las cosas que no tenemos en alguien. El ser humano ama en proporción de cuanto se ame a si mismo. Es sorprendente la cantidad de personas que existen en el mundo con falta de afecto, personas faltas de cariño, de abrazos, de comprensión presentando amarguras internas y soledad. Las personas más comunicativas por lo general tienen menos ataduras internas ni secuelas emocionales. Cada vez que una persona se rehusa crecer internamente y se deja abatir por un complejo, por un resentimiento, exceso de odio y falta de perdón, crea un laberinto ambiguo donde segundos no podrán dilucidar claramente los pasadizos para llegar a su alma. Por cuales razones odia el ser humano? Qué sentimiento tan oscuro despierta este sentimiento nefasto?

Las diferencias de gustos y circunstancias separan una relación, no es un secreto a voces y sólo quienes comparten cosas afines tendrán garantía por encima de quienes sustentan la mentira menos creíble: “Los polos contrarios se atraen” … supongo entonces que este enunciado creó el guión perfecto para el film “atracción fatal. No es tan difícil descubrir los demonios internos de una persona, sólo hay que ser observador, ver un poco más allá de su ropa, de su apariencia, de sus gestos. Los patrones de comportamiento con las personas más allegadas, son evidencia que nunca miente. Si alguien no es capaz de llevarse bien con sus padres ni mantener una relación armónica con los suyos, sus hermanos y amigos íntimos, que me hará creer que lo será conmigo? Lo será contigo? Te has preguntado esto? Ahí entra en protagonismo Venecia y el legado inmortal de sus máscaras, las mismas que usan muchas personas para no dejar ver el verdadero rostro del monstruo que esconden debajo de su piel ni dejar mover el músculo más imperceptible de su cara al enojarse ante una pequeñez. Es increíble el gran rechazo que manifiestan muchas personas cuando eres sincero y dices sin complejo alguno “tus gustos o desagrados”, es como si le quitaras emoción al maldito morbo que encadena cada día más a nuestra raza mortal. Yo he decidido vivir sin remordimientos, sin odio ni fantasmas que hagan castillos en mi caja toráxica. Si bien es cierto que estamos hechos de emociones, prefiero mantener siempre despiertos los que dejan aflorar en los demás una sonrisa, una carcajada y no importa cuantas complejidades presenten los demás ante un mundo donde quien desea vivir sin demonios internos es visto como un extraterrestre, aún así, deseo vivir cada día a plenitud …


7 comentarios:

Marta dijo...

Mi niño
poco más podría añadir.Solo que a veces incluso nos mentimos a nosotros mismos.
Todos tenemos un secreto, un momento que no nos perdonamos,un resquemor y eso va llenando es caja de Pandora de la que tu hablas. Y muy pocos saben encontrar la llave correcta que la abre.
Hay vivir lo más honestamente posible con uno mismo.

Mils de petonets, sempre
abrazo cálido

Dulciblue dijo...

Si todos nos detuviéramos a analizar el por que algunas personas reaccionan o tienen comportamientos no deseables: caras tristes, inconformismos, quejas, cansancio extremo, respuestas ofensivas, etc . Que lleva a estas personas a actuar asi? Si investigando llegáramos al fondo de su situación, del pasado gris que le persigue y poniéndonos en su lugar tratáramos de comprender les y ser tolerantes. Creo que así se colaboraría a que este mundo tenga un poco mas de paz.

Lo ultimo que se pierde es la esperanza y para lo que creemos en Dios, nuestra máxima esperanza: la vida eterna, esta nunca se esfumina. Ni si quiera con la muerte que es vida.

Besos tqm!

Leonard dijo...

lamanto la tardanza, como primer enunciado; segundo, aprecio que poseas esta ventanita y muestres quien eres.

no estoy seguro de amarme, a decir verdad creo simplemente que me quiero con gran afecto, por lo cual aun no consigo reconocer o entender mis comportamientos, intento no lastimar al decir la verdad, pero la vida y mis experiencias poco ayudan.
pequeños gatitos creo que somos, nos agrada ser acariciados, mimados y atendidos, de por si, prefeririamos vivir por siempre al cuidado de otro, dormidos al sol, cometemos errores y no lo sabemos por ignorancia, pedimos perdon, pero siempre somos capaces de arañar y herir.

un excelente post.
cuidate mucho, un abrazo.^^

Anónimo dijo...

I seldom leave comments on blogs, but the ideas really rocks, also I have a few questions like to ask, what's your contact details?

-Johnson

saqysay dijo...

No sosmos capaces de mirarnos a nosotros mismo, sentimos miedos. Tal vez, por eso, nos mentimos constantemente...


Mil cariños, espero que estés bien!!

carmen dijo...

jajaja me imagino tus mejillas rojas ante tal personaje


Cuidate te extrano

TQM

Chus Calderón dijo...

Me gusto mucho tu escrito. Presenta muy bien esos dilemas de cuestinarnos quienes somos, por qué somos así, por qué ya no somos como eramos antes o por qué no somos lo que queremos ser. Así un millón de preguntas únicamente de nosotros mismos, no digamos de la relación con los demás.

Aunque sería bonito poder encontrar una respuesta que fuera 2+2=4, prefiero poder decir que algún día descifraré este hermoso rompecabezas, aún cuando sea en el último momento de mi vida.

Lo mismo digo con respecto a mi relación con los demás, respeto tu decisión de preferir aquellas emociones que afloren sonrisas y buenas emociones, pero a mi cuesta imaginarme como sería el día sin la noche. Lamentablemente de vez en cuando tendremos que ser testigos de una lágrima, pero eso creería yo que nos hará valorar aún más esas contadas sonrisas.