lunes, 18 de octubre de 2010

Reflexión: "Por qué matar la gallina de los huevos de oro"???



Cada vez que visito “La Novia del Atlántico” (Puerto Plata), regreso a Santo Domingo irritado, mal humorado y muy desconcertado por el turismo decadente que se observa y se practica en esta ciudad. Debemos estar bien claros que nuestra isla vive del turismo sostenible, es nuestra mayor fuente de ingresos y por tal razón, debemos mantener un estándar de calidad indiscutible, innegociable que nos permita estar cada año a la vanguardia con las exigencias del vacacionista. Quien no esté dispuesto a brindar lo mejor al turista que nos visita, le recomiendo que busque otra forma para sobrevivir puesto que, todo el que invierte dinero en unas vacaciones sin importar el destino preferido, desea pasarla bien en todos los aspectos. El turista que decide viajar al caribe, lo hace por sus playas, por el clima, por la calidez de su gente y sin alardear, en República Dominicana lo encuentra. Pero esto no es suficiente cuando tenemos una gran competencia directa con playas impresionantes y sol todo el año como es el caso de México con sus destinos de moda: “Riviera Maya”, “Cancún” “Isla Mujeres”, “Playa del Carmen” etc. y si sumamos su gastronomía diversa que mueve masas para tener una opción adicional, estaríamos en desventajas, más aún así, cada año desde Europa, Norte América, Asia y Australia deciden venir a extasiarse en la comodidad de nuestro turismo, miles de vacacionistas.

Hace aproximadamente un mes, estando en el lugar con la mejor playa de la zona norte, me levanté apenas saliendo el sol, era aproximadamente las 6:30 a.m. aproveché la ocasión para hacer algunas fotografías con el sol besando el océano atlántico, un espectáculo impresionante. Luego de sumergirme en sus tibias aguas, me recosté un rato en la arena para recargar las pilas del día. Cerca de mi, observé la silueta de una chica que se acercaba, se detuvo justamente en donde yo estaba y procedió a saludarme con su inglés forzado intuyendo que yo era un turista, procedí a mirarla y decirle buenos días con cierta timidez, pensando que se trataba de una chica ambulante que había amanecido en la playa luego de haberse pasado de copas. – Deseas un masaje? me dijo. Perdón? Le contesté, quitando las gafas de mis ojos, para que comprendiera que no era un turista ni mucho menos un modelo noruego. Si, un masaje, yo soy especialista en masajes, doy todo tipo de masajes... insistía la joven mientras me miraba con un derroche de morbo y lujuria. No gracias! Insistí. -No seas así, me refutó ella, puedo darte un combo rapidito, tengo una caseta muy cerca de aqui, ven ... y asentaba con la cabeza y gesticulaba con la boca, el movimiento explicito del sexo oral. Disculpe señorita, sólo quiero tomar un poco de sol, le dije de forma determinante y luego la observé marcharse sin pudor alguno sin saber a que lugar fue. Luego me pregunté: cómo diablos puede entrar una chica horrorosamente fea (o aunque sea bonita) a una playa de un complejo privado y hacer este tipo de insinuaciones a un huésped? Qué impresión se llevarán algunos turistas que vienen sólo a broncearse y pasarla bien con su familia? Hasta donde ha llegado el turismo en la zona norte?

Puerto Plata ha sido relanzado en varias ocasiones como destino turístico y aún no acaba de arrancar y creo que difícilmente lo haga mientras en sus hoteles no hayan visionarios que limpien la “imagen rastrera y bochornosa” de esta provincia. Durante los primeros años de este siglo, Puerto Plata ostentaba el peor turismo del país con un gran alto índice de prostitución, enfermedades de transmisión sexual y un servicio pésimo. De verdad hay que lavarle la cara a este polo turístico, hay que establecer normas disciplinarias y un grado de respeto proporcionado por las cadenas hoteleras a sus huéspedes. Cuando un vacacionista desea “divertirse” de una forma inusual, este va directo al lugar que desea, no quiere encontrarse en un entorno desmoralizado con todo un exceso de situaciones bochornosas en lugares aptos para toda la familia. Que quede claro: un francés no va a venir de París por nuestros panes o nuestra pastelería, ni un italiano a comer pasta o los horribles trozos de harina con salsa que aquí llamamos pizza; NO! Vienen porque les atraen los buenos comentarios de un paraíso que proporciona al huésped la satisfacción de que su inversión corresponde a la demanda de sus exigencias, tampoco desea intoxicarse con una comida reciclada día tras día o comprobar cuan deficiente es la variedad en el buffet o que el vino de la casa es muy parecido al vinagre. Por Dios, ese “all inclusive” tiene que mejorar, ese “todo incluido” no es un regalo que se le otorga a una persona, al final es parte de nuestro sello promocional como destino ante los ojos del mundo y quien no esté decidido a dar lo mejor de si como empresa y la calidez humana de un personal preparado eficientemente, debe sin duda alguna en lugar de avergonzarnos a todos como nación, retirarse del mercado hotelero.

8 comentarios:

Leonard dijo...

la historia me parece, impresionante, nunca le he presenciado, En chile mi ciudad, Viña del mar, es considerada la capital turistica, por lo cual es una de las mejores en todo aspecto; es comprovable que como en todo lugar, existen lugares indeseables, pero todo aqui es progreso. Lamento aquella situacion, solo hace del hombre algo inferior; ser mejor nunca es malo, supongo.^^

con el mejor de los deseo y el mayor aprecio.Leonard de Moral.

PD; la cronica estuvo excelente.^^

tnf25 dijo...

Puf…ocurre no solo en tu país, en todos lados ese tipo de servicio turístico prolifera, es triste, si que lo es , pero anda que aun quedan muchos buenos servidores turísticos…me han dado ganas de irme a la playa, a reposar, que quede claro..un abrazo hermano…

Geni dijo...

Mi querido amigo, no sabes cuanto te envidio, sol todo el año bellas playas,seguro que hasta el aire huele a coco, un autentico paraíso,no creo que nadie se lleve una mala impresión de tu maravillosa tierra por una señorita que vende tal vez lo único que tiene,para poder comer caliente ese día.
Mi visita a Cuba el año pasado me hizo entender muchos comportamientos que antes me parecían diferentes.
Un besito guapo

Aneudy A. Payano (Zabeton) dijo...

Bueno...para ser sincero es bastante dificil controlar eso mientras gente por ahi, compran ese servicio. Sin embargo, como dices, queremos lugares donde toda la familia pueda estar sin que se vean escenas bochornosas.

Esperemos que algun dia limpiemos un poco mas esa economia underground que aunque existe en todas las ciudades del mundo, en RD no esta muy controlada y en cualquier sitio, supuestamente turistico, ves muchas como esa que te queria "masajear."

Alejandro Ernesto Pravia Álvarez dijo...

Me recuerda una película brasilera donde una mujer de poquísimos recursos se prostituía desde la playa, su recepción acostumbrada. Pues es un tema delicado y real. No sé qué decirte, más que darte la razón y convocar a procurar la pulcritud del servicio. Mejor ni veas la ventana que da hacia mi país, es más triste aún!

Saludos y un fuerte abrazo!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno eso se da a lo largo y ancho de América latina, hay millones de seres humanos excluidos del sistema, y muchas veces la prostitución es una manera de ganarse la vida, claro esto no es excusa para no buscar un trabajo digno.

Costa Rica durante mucho tiempo fue promocionada por ciertas agencias externas a nuestro país, como centro de turismo sexual, y costó mucho borrar esa imagen.

Los empresarios no les interesa el nombre de un país, no les interesa destruir la naturaleza con tan de ganar dinero, o dejar que se dé la prostitución en esos lugares de vacaciones, están solo por ganar dinero, todo lo demás no les importa, y eso Valentín es una dura realidad.

Saludos

Charlie. dijo...

auu

hola Valentiin, sabes yo vivo en la ciudad mas turistica de Argentina, los veranos son un caos ! dan fobia los veranos... !


me encanta tu blog
besos

<3

.

Chus Calderón dijo...

Apoyo el comentario de algunos ya dicho aquí: eso es algo normal en toda América Latina, y me atrevería decir, el mundo.

En mi país el turismo también es algo importante en la economía y con la ventaja que aquí "guardamos" el corazón de la cultura Maya. Sin embargo, las mismas pobres concepciones de cómo tener un buen servicio y cómo poder hacerlo algo valedero realmente para el visitante. Y si a eso le sumamos la terrible inseguridad que se vive, es un lugar que no solo deja de invitar, sino que también empieza a expulsar a los que ya vivimos aquí.

Tanto lugar hermoso que podríamos mostrar, pero...

Muchas gracias por tu anterior comentario, espero tener algo nuevo que mostrar en tu próxima visita...