miércoles, 15 de diciembre de 2010

Ya está bueno ...



Al menos a mi me irrita. Me pone de un humor horrible ver como periodistas internacionales asentados en el país, lejos de hacer un trabajo cotidiano, metan sus narices en asuntos políticos y dan rienda suelta a su maldad causando revuelo en la ciudadanía. Si bien es cierto que la prensa es un poder, no debemos olvidar que en ocasiones, las mismas palabras que usamos para “defender nuestros argumentos” son las mismas que nos condenan en lo adelante cuando se actúa con necedad. República Dominicana es un país que alberga todo tipo de profesionales y dentro de esta rama, muchos comunicadores de otros países se han radicado en esta isla por entender que tienen más facilidades de expansión y si vamos a ser objetivos: “Nadie es profeta en su tierra”, pero por encima de esta convicción, un comunicador social, debe tener seriedad y los pantalones tan bien puestos que sin importar donde vaya, su ímpetus y valentía sea capaz de defenderla como un gladiador. Estoy seguro que en Cuba, Venezuela, Colombia o España, muchos de los que hacen escándalos usando el poder de estar en la pantalla chica, no se atreverían a “decir sus verdades y ataques inapropiados contra su mismo estado”.

En Cuba, no es un secreto a voces que quien se pronuncia en contra del gobierno puede perder la vida o pagar con cárcel esta osadía. En Venezuela, todos sabemos que su presidente Hugo Chávez tiene dominio de casi todas las empresas de telecomunicaciones y canales de televisión; en Colombia, cuando haces un revuelo publico o censuras el gobierno, pasas a ser parte de la guerrilla y seguramente no te quedará otra opción que refugiarte en la selva o salir corriendo a otro país y en España, muy por encima de esa “espontaneidad” de colocarlos en el mismo sitial de latinos , aún existe el protocolo y respeto hacia una monarquía que se mantiene durante siglos … y entonces? Cómo podemos llamarle a estas personas que ejercen el periodismo sin ética y respeto hacia un país que los recibe con todo el cariño del mundo? Hay muchos términos para definirlos: Farsantes, hipócritas, necios, ineficientes, burladores, desleales, mediocres, impertinentes, descarados, irrespetuosos y en todo el sentido de la palabra: “Mal agradecidos” … cuando un comunicador no es capaz de sostener sus opiniones y expresarlas sin miedo alguno en el sistema que nació o criticar su mismo circulo a conciencia, ha perdido su vocación de comunicar. No hay que llegar al termino de ser tan “hijo de puta” con un país que les ha recibido sin objeción alguna y en el mayor de los casos, le ha dado la oportunidad de desarrollar su carrera.

Y debe saberse que, los secretos se cuelan por la ventana dejando al descubierto las necedades de esos mismos que critican el sistema gubernamental de nuestro país, quienes siendo extranjeros tienen “cola que pisar” y entre deshonra y mentiras para escalar en sus puestos, nadie, absolutamente nadie le ha pedido un título a los mismos (as) para comprobar si en verdad son periodistas como dicen llamarse. Ya está bueno de burlarse de nosotros, si no son capaces de tomar su acción y enfrentar el sistema de sus desastrosos países, al menos tengan suficiente sentido común de mantenerse al margen con las situaciones que se desarrollan en nuestra cotidianidad. entiendo que hay buenos colegas extranjeros desarrollando muy buena labor, pero ... qué pasaría si República Dominicana Promulgara una ley prohibiendo a los periodistas y comunicadores extranjeros radicados en el país no hablar bajo ningún concepto de nuestro gobierno, país o sistema? Se armaría un caos cierto?, pero no es acaso lo que muchos de ellos hacen con su desleal trabajo? Un periodista con objetividad, criterio y respeto a su oficio, en lugar de causar revuelo, incitar al desorden o externar algún comentario negativo del país donde reside, mide sus palabras para no llegar a ser infame … al menos yo, entiendo que más allá de la “libertad de expresión”, existe la ética profesional…

8 comentarios:

Marta dijo...

Mi niño
no te irrites..de esos los hay en todas partes, te lo seguro.
Pero como van a tener etica personal si no tienen ni codigos de moral...asi nos luce a todos.

petonets, sempre.
Abrazote rompecostillas.

tnf25 dijo...

Se dice que es mas fácil ver la paja en el ojo ajeno que en el propio… tal vez eso resume mucho tu malestar, además de que periodistas, ya quedan muy, muy pocos…un abrazo.

Jax dijo...

La prensa confunde los terminos libertad de expresion y democracia con:: Hago y digo lo que me da la gana.

De esta forma no miden las consecuencias de sus enunciados ni a quienes afecta directa o indirectamente, para luego resolverlo con un simple,,Oooops sorry o una publiacion de Fe de Errata.

Pero este es el famoso mal o complejo de Guacanagarix del cual sufrimos en nuestra tierra, en donde todo lo de "fuera" es mucho mejor o MA MEJOL que lo hecho en casa..

Loren dijo...

La moral, esa gran olvidada a la que tanto echamos en falta cuando no está...


Genial.

PD: veo que no estoy en tu lista de Blogs... bua bua bua

CAJON DE VIDA

ainhoa dijo...

Hola Valentin de nuevo de vuelta..me paso a dejarte un fuerte abrazo....

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

“Nos mean y la prensa dice que llueve”.
Hay que tener cuidado con lo que se dice y con lo que se escribe.

Karl Marx, “los pobres vemos el mundo a través de los ojos de los ricos”
Cuando se refería a los medios de comunicación y de los periodistas.

Al final de cuentas, la prensa como quinto o cuarto poder, tiene una seria responsabilidad, como creadores de información.

En estos tiempos tan acelerados hay ciertos periodistas que gustas de desinformar y confundir a los pueblos.

Saludos

Paco Merlo Ansin dijo...

Aquí encuentro la paz que busco, aquí te encuentro a tí y tu sabiduría. Gracias!

Kardhiel dijo...

Es deprimente ver que cuando un galeno hace su juramento, hoy es el juramento Hipócrita, pues el hipocrático se desvaneció cuando la medicina dejó de ser gratuita.

Igualmente, en nuestro medio, el periodismo ha sido reemplazado en muchos casos por el palangrismo, y muchas veces, no por convicción ni ambición, sino por lo que yo llamo culilloismo a los dueños de medios. Los gobiernos, la SIP, y los colegios de periodistas, son la principal fuente de culilloismo.

Y el único antídoto es poseer cojonerismo, lo que en latinoamerica se le llama periodismo desempleado o alternativo. Pero hay dignidad, aunque con un hambre, mas o menos tranquila.

Te apoyo Valentín.