miércoles, 9 de enero de 2008

De Vuelta al Trabajo ... !!!


Esta semana es de trabajo total. Hay que despejarse ya por completo y hacer como las abejas. Trabajar, trabajar, trabajar. Hoy retomé de nuevo la rienda de mi trabajo.
Las vacaciones son buenas, pero el trabajo es primordial en la vida de cada uno de nosotros. Si sientes pereza a la hora de regresar a tu empleo nuevamente; busca la forma de sentirte activo del todo.

Hacer ejercicios es una buena forma de comenzar. Procura levantarte bien temprano el día que ingresas de nuevo a tus labores.

Ve con tu mejor carta de presentación: arréglate bien, ponte un buen atuendo, rasúrate o envía a la Lavandería tu habitual uniforme para ir a tu ámbito de trabajo impecable.

Si aun te quedan los días de esta semana antes de retomar tus obligaciones, descansa cuanto quieras para no llegar a la oficina con apariencia de fatiga.

Organiza en cuanto llegue el trabajo inacabado. Despeja tu oficina y tira los papeles que caducaron, también las revistas, periódicos y material que ya no vas a necesitar.

Ve donde tu jefe o supervisor o al departamento donde te reportas; a parte de saludar a tus compañeros, estarás diciendo presente en tu empresa.

Deja los problemas en tu casa y no llegues a la oficina con un dilema comenzando el año. Todos le huimos a los problemas de los demás cuando estos nos agobian.

Presenta tu mejor sonrisa ante tus compañeros.

Responde los mails, fax, cartas de felicitaciones pasadas y mensajes en tu correo de voz. Las personas se sienten bien cuando agradeces un gesto que han tenido contigo.

Dale continuidad al trabajo cotidiano. Discute con tu jefe (a) los proyectos para el año, temporada o primeros meses del año.

Si has tenido algún inconveniente con algún compañero en tu lugar de trabajo o empresa, es tiempo de que limes las asperezas.

Aprovecha el tiempo en cosas productivas y si tienes poco trabajo, ayuda a un colega que pueda necesitar una ayudita.

No te olvides que trabajar en equipo, tiene su recompensa. No entres en conflictos personales con tus superiores ni los irrespetes por más incomodo (a) que estés.

Si eres de los que llegan tarde a su puesto de trabajo, reivindícate, levántate mucho más temprano y procura marcar la diferencia; a la hora de premiar los buenos empleados, la puntualidad cuenta mucho.

Procura pedir permisos para casos necesarios como consulta médica, asuntos familiares necesarios o emergencias.

Para finalizar, si no te sientes a gusto con tu actual empleo, busca la forma de conseguir otro.

1 comentario:

Pensando en dijo...

Esta semana empece con muchos animos. Cuando voy a saludar a mi compañera con mi enorme sonrisa, ella me pregunta: ¿Esther que paso que no viniste a la reunión ayer?.
Hay Dios mio!! se me paso la fecha y no tenia excusas.

Besotes