lunes, 12 de noviembre de 2007

En Negro: quienes juegan con tus sentimientos ... !!!


Era viernes por la tarde. Un día normal de la semana pasada en donde me levantaba tarde, atendía a mis asuntos personales y preparaba el terreno para un mejor fin de semana.

4 de la tarde. Recibo la visita de mi amiga Emely. Con apenas 19 años, había decidido decirle adiós a la soltería y felizmente encarar un matrimonio. Algunos allegados y amistades tratamos de hacerle ver que el matrimonio es algo serio y que a veces no es la mejor elección cuando no tienes la suficiente vivencia y madurez para encarar todo el proceso que conlleva compartir tu vida con alguien “Hasta que la muerte los separe”

Esta frase me puso a pensar mucho, mucho, mucho al ver a mi amiga llorando con las lágrimas más sinceras que alguien puede derramar. Tras 4 meses de casada, la magia se terminó por parte de su esposo, y según ella, todo desapareció a partir del primer mes de casados.

Parecía un guión de un melodrama de cine, me costaba tanto asimilar que todo lo que me contaba Emely fuera cierto. Ella se cuestionaba tratando de hacerse ver como culpable y haciéndose interrogantes para encontrar el camino ante la frustración, tristeza y congoja que le invadía.

Cómo es posible que alguien juegue con tus sentimientos deliberadamente? Siempre digo que hay personas expertas en hacer sufrir a los demás y ser egoístas extremos sin importarle el dolor, las lágrimas y el desconsuelo de los otros.

Esto me acordaba a mi amigo Wladimir, quien casi termina suicidándose tras dejarlo su novia sin motivo o explicación convincente. Parecían la pareja perfecta y una mañana en un timbrar telefónico, todo terminó entre ellos.

Lo mejor de todo esto, es que por lo general, este tipo de personas, sin importar si son hombres o mujeres, suelen romper sus relaciones por la vía que mejor le conviene, es mejor enfrentar un problema o desahogarse por medio de un teléfono, a hacerlo personalmente.

Es tan complejo todo lo que inmiscuye el proceso de acoplamiento con la persona ideal. El matrimonio es hermoso, pero a veces se elige a la persona equivocada.

Que podía hacer yo si no callar? Qué podía hacer yo si no aceptar que a veces sufrimos sin proponérnoslo y que muchas veces cuando creemos tener el control de todo y que nuestros amaneceres son placenteros, la maldad está latente en la mente de los que sin importarle un pepino..., juegan con tus sentimientos.

No hay comentarios: